jueves, 19 de mayo de 2011

Rafael R. Valcárcel, un artista completo








Me parece envidiable la capacidad de este autor para abarcar todo el proceso que supone parir un libro: el talento artístico, la gestación creativa, la técnica literaria, la ilustración o los multimedia con que completa sus obras, la búsqueda de la edición y el trabajo personal de distribución.

Porque Rafael llego a mí, una bibliotecaria, ofreciéndome y regalándome su libro. Un usuario llega al mostrador de préstamo y da un libro a la bibliotecaria. Curioso, ¿no? Lo común es lo contrario.
Sólo me puso una condición, tras leer el cuento debía regalarlo a otra persona. Fácil, además así aparece explicado en el propio volumen.
Quedé tan gratamente sorprendida que hablé al autor de mi blog y para corresponder, le ofrecí hacer un post del cuento en la sección de libros. Como aprendiz de escritora que soy, además de bibliotecaria, sentí una empatía inmensa hacia Rafael.

El resto lo hizo el propio libro, un delicioso cuento que nos habla de Tinkus, un camaleón muy especial.
La historia es tierna, motiva el crecimiento personal y el afán de superación. Las ilustraciones en acrílico realizadas por Rafael son originalísimas.

Hoy, terminado de leer el cuento, lo he regalado y con esta entrada os lo regalo también a vosotros. Pinchad aquí y descubrid cómo ver la vida en preciosos colores para conseguir la más amplia de las sonrisas (pista para que os fijéis en la evolución de la boquita de Tinkus conforme vamos pasando página)


¡Qué fluya el arte! 




















                                                                                   

2 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Si te gusta la novela romántica, te invito a pasar a mi blog porque estamos celebrando un sorteo de dos novelas románticas. Espero que te apuntes. Un besito. Buen día.


    El rincón de los sueños perdidos

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Lily, me he pasado un momentito por tu sitio y mañana, com más tiempo me apuntaré a ese sorteo. Besos

    ResponderEliminar

Cuéntanos...