lunes, 18 de agosto de 2014

Un dulce momento





Este verano he hecho mía la expresión "sobre la marcha".

Me he negado a hacer planes, a decidir sobre mis vacaciones, me
estoy dejando llevar.

Sin fechas ni viajes proyectados, sin plantearme si el blog se tomará
un descanso...




Javier volvió de Canadá y apenas si estuvo unos días en casa para
volver a irse, esta vez con destino a la playa.

Y yo, finalmente, decidí ir a recogerlo y poder pasar así unos días
junto a él y a los míos, unos días de desconexión y descanso.

Fuera ordenador y hasta cámara, sólo el móvil y sólo
actualizando Instagram.

De ahí que lleve días sin postear.




Días dedicados al dolce far niente, como recordaba nuestra
amiga Pi de Mis cosas favoritas.

A conversar y compartir con familia y amigos, jugar con los
pequeños, disfrutar del agua, pasear, celebrar...




Y también dulces momentos de relax e intimidad, leyendo, escribiendo...


Javier trajo souvenirs de Canadá para todos, la mayoría con los
símbolos y colores del país y, cómo no, muchos imanes.




Este año la familia con la que ha estado compartía muchos de mis
gustos y Javier aprovechó para comprar mi regalito en uno de los
garage sale a los que solían ir.

Un lindo portavelas de metal con una vela de olor a mora que me encanta.






Y unos lindos caramelos de colores que, además de ricos, son un
gusto para la vista.





He aprovechado estos días para retomar una actividad
dejada hacía tiempo: escribir.

Saqué el viejo cuaderno donde improvisaba mis primeros poemas,
siempre a mano, con boli y papel: soy incapaz de escribir poesía
en el ordenador.




Me regalé un dulce momento releyendo, disfrutando un té y alguno
de esos lindos pecaditos canadienses.







Seguramente seguiré así, sobre la marcha, el resto del verano...
Dejándome llevar, viviendo el momento.

Espero que vuestro verano esté siendo igual de calmo
(si es eso lo que queréis, ¡claro!)

Besos










17 comentarios:

  1. Qué lindo Piola, recibir con el alma a tu Javier y dejarte llevar para escribir poesía, me parece divino, esas son vacaciones, relajar la mente sin imponerse nada, ni el disfrutar, ni el comprometerse, sólo dejarse llevar......

    Lindos gifts que me traen muchos recuerdos, tu lamparita, precioosa, qué lindo tu nene!!
    Besoteesss y feliz semana!!

    ResponderEliminar
  2. Lindas fotos. Espero que disfrutes de tu "sobre la marcha"
    ¡Cómo sabe estar así con la familia y los amigos!
    Precioso portavelas.
    Disfruta, Piola.

    ResponderEliminar
  3. Qué bien nos lo cuentas Piola, se siente calma y tranquilidad leyendo el post. Disfruta de ese dulce momento!!
    Bss

    ResponderEliminar
  4. Como siempre te digo,eso es el carpe diem.. Me fascina tu portavelas... Besazos :)

    ResponderEliminar
  5. Haces bien, disfruta. Preciosas imágenes

    Bss!

    ResponderEliminar
  6. Pase a ver en que andabas, Piola, y te encuentro pecando con cosas dulces ;) Bien! y seguí disfrutando sobre la marcha, que no siempre resulta así de facilito...! Un besooo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un besazo y mis mejores deseos para ti, Eli!
      ^-^

      Eliminar
  7. Pues si Piola ,cuanta razón tienes!!! Disfrutar del tiempo pausadamente disfrutando de las prqueñas cosas....
    Asi estoy yo...sin bloguear y disfrutando de las "vacaciones"...
    Y si tengo un ratito...desde el movil os visito...
    Sigue disfrutando!!! Y espero leer alguna de esas poesias...
    Besooo

    ResponderEliminar
  8. Qué hambre me dan esos caramelitos canadiensess!! El portavelas es una preciosidad, y las imágenes también, invitan a la relajación que se nota que estás teniendo estos días de vacaciones, sigue disfrutando de esa tranquilidad!

    Besitos

    ResponderEliminar
  9. Esa improvisación de la vida es lo que más me gusta, me atrae mucho más que la organización absoluta, que las palabras medidas, que los días trazados...por eso también me gusta ahora más tu blog! Disfruta y si...improvisá que así la vida es más divertida. Un beso!

    ResponderEliminar
  10. Disfruta del momento, tomate un te o dos y un pecado dulce o dos...
    Eres increíble, me imagino cuando escribes y te lees, y disfrutas cuando compartes. Daría mi reino por ese cuaderno ja,ja.
    Yo sin hacer planes he recalado en la playa, y pienso estirarlo cuanto pueda, que gustó Piola. Mil gracias por la mención, me ruborizo y a la vez me ilusiona, es lo que tiene estar de vacaciones, todo es más lento y fluye mejor. Disfruta mucho de tu príncipe.
    Beso
    Pi

    ResponderEliminar
  11. por suerte te sigo en Instagram asi no extranaba tus posts :)
    pinta buenisimo tu verano, con pocos planes y muchas lindas actividades que surgen sobre la marcha. Lindisimo lo que te trajo tu hijo de Canadá, que te inspire mucho! un beso!

    ResponderEliminar
  12. Ya de regreso de vacaciones aqui me tienes revisando todas las entradas que me he perdido de los blogs amigos. Disfruta del momento y del dolce far niente....yo aun estoy en ello.
    Besitos

    ResponderEliminar
  13. Hermoso!1
    Todo, las imagenes y la reflexion!!
    Beso y siga disfrutando!!!

    ResponderEliminar
  14. Es bueno dejarse llevar sobre la marcha cada cierto tiempo !! Hace bien para el espíritu y el alma !! Disfruta esas vacaciones y en especial a ese hijo que ya está de regreso

    ResponderEliminar
  15. ¡Lindísimas fotos, como siempre! Y un relato que relaja a pesar de estar en el extremo opuesto (del frío y las no vacaciones). ¡Es lindo dejarse llevar!

    ResponderEliminar
  16. Piola una buena filosofía para disfrutar del verano...bonitas las fotos , como siempre.
    Me ha gustado el regalo de Javier, como se nota que te conoce bien...
    a seguir disfrutando de la calma...y escribiendo.
    Yo sin vacaciones estos dos meses, pero aprovechando los descanso para ir al pueblo, leer y vaguear un poquito...
    sin prisas...
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Cuéntanos...