lunes, 24 de noviembre de 2014

Hoy compartimos... mascotas






Un nuevo encuentro blogger del grupo Hoy compartimos... que este
mes dedicamos a las mascotas, esos pequeños, o no tan pequeños,
seres que acogemos en nuestro hogar y que se convierten en parte
integrante del mismo, a los que ofrecemos amor y cuidados,
recibiendo de ellos cariño, diversión, compañía...

Quienes tienen mascotas coinciden en la sensación de recibir más
de lo que se entrega y en considerarlas como un miembro más de
la familia.

En casa de mis padres siempre hemos tenido mascotas que han
formado parte de nuestra infancia, sobre todo gatos y perros,
pero también hemos tenido conejos, pollitos, erizos e incluso un
pequeño jabalí que había quedado huérfano tras una montería.

Estos últimos no los teníamos en casa sino en el campo, porque
siempre hemos considerado una crueldad tener encerrados
animales no domésticos.

Hay pocas sensaciones tan reconfortantes como cuidar animales
salvajes heridos y dejarlos en libertad una vez se han curado.

Recuerdo una lechuza que cayó de la torre de la iglesia al balcón
de mi casa. Tenía un ala rota y no podía volar. Mi madre la estuvo
cuidando, alimentándola, hasta que un día echó el vuelo.

O ese pajarito que cayó del árbol porque aún no sabía volar y
que pusimos a buen recaudo en una rama para que su mamá
viniera a recogerlo ¿Os acordáis? (aquí)




La semana pasada me ocurrió algo muy tierno.

Al salir de la biblioteca me llamaron la atención los gritos de algunas
alumnas subidas asustadas a un banco. Me acerqué y pregunté.
Me dijeron que bajo el banco había un ratón y, en efecto, vi un
pequeño ratoncito de campo. 

Debo decir que estoy acostumbrada a verlos porque me crié
en un pueblo.

Ciertamente pueden ser dañinos y son unas de las peores plagas
para la conservación de una biblioteca, pero me parecen lindísimos.

Además, el protagonista de esta historia era un bebé ratoncito.
No llegaba a medir centímetro y medio, sin contar el rabito, pero
no fue su tamaño lo que me demostró que era una cría. Era su
total desconocimiento del peligro que suponía para
él la proximidad humana.

Un ratoncito adulto huye raudo ante la proximidad del hombre,
es difícil verlo, más bien es el movimiento lo que te hace intuirlo.

Nuestro ratoncito era confiado. Puse la mano cerca de él y la
mantuve mientras se iba acercando.

Se subió a mi palma pero se escapó entre mis dedos cuando la cerré.
Aun así no huyó, se mantuvo cerca olisqueando.

Le pedí a las chicas, que me miraban ojipláticas (pobres urbanitas),
un vaso desechable limpio que tenían. Tras acercarlo al ratón y
mientras le hablaba, conseguí que entrara.

¡No ocupaba ni la mitad del fondo del vaso!




Aquí le veis en una fotografía que tomé con el móvil mientras le
llevaba a un pinar próximo con la intención de dejarlo en libertad
entre la hojarasca para que se camuflara y consiguiese pasar la
noche calentito.

Reconozco que por un momento pensé en llevármelo a casa, en
comprar una jaula de hamsters con rueda, unas pipas...
Imaginé la alegría de Javier al verle tan pequeño y
tan lindo...

¡En absoluto!
Fue sólo un fugaz e inapropiado pensamiento.
Un ratoncito de campo debe vivir en su hábitat natural,
el campo, en total libertad.

Distinto sería si se tratase de un animal doméstico.
Para ellos el amor y cuidado de sus dueños es fundamental.
Y para nosotros, los humanos, una responsabilidad que no
debemos eludir si decidimos integrarlos en nuestra familia.

Acoger una mascota debería ser un acto meditado y
una vez decidido, sin retorno salvo imponderables
realmente justificados.

Y, desde luego, nada de abandonos porque como
bien sabemos "ellos no lo harían".




















29 comentarios:

  1. Ya me estoy imaginando la situación!! Jajaja yo de pequeña vi un ratoncito asi dentro de casa,lo cogí del rabo para sacarlo (porque lo pillé de ahi) y se giró y me mordió el dedo...claro se me infectó y tuvieron que ponerme la antitetánica y demás...ay si lo recuerdo...
    Vaya colección más bonita de perros que tienes o has tenido!! Unas fotos preciosas.y ese par de gatitos que acompañan a Javier...(creo) son guapisimos!!
    Besos

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Que maravillosas imagenes!! Es verdad que siempre dan mas de lo que reciben. ¡¡Y menuda aventura la del ratoncito!! Gracias por compartirla con tod@s nosotr@s
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Unas fotos preciosas y una bonita entrada. Coincido contigo en lo que dices y es que tener una mascota, es tener un valor añadido en casa. Siempre, siempre, siempre dan de un modo incondicional.

    Buen día!

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué rico! Menos mal que lo encontraste... Mira que asustarse de un bebe ratón. jajajajjaja. Ojiplática me he quedado con lo del jabalí y la lechuza. Menuda sensación cuidarles y ver cómo vuelven a su hábitat!

    ResponderEliminar
  5. Que mono ese pequeño ratoncin, menos mal que dio contigo, siendo asi de confiado duraria bien poco el pobre, eres de las mias, siempre estamos al rescate!!! En las fechas que vienen es muy tipico regalar mascotas, ha de ser bien meditado como muy bien dices!!
    Mil gracas por estar por aqui una vez mas!!
    Muchos besos!
    Nika

    ResponderEliminar
  6. Qué ricura ese ratoncito!! y como dices los animales es increíble lo fieles que son y lo que aportan!

    Besssosss

    WomanToSantiago

    ResponderEliminar
  7. Que pequeñito, y que historia tan curiosa.. me imagino a las chicas, se debieron quedar mudas! jaja

    ResponderEliminar
  8. Qué cosa más chiquitina ese ratoncito... y el pajarito ¡qué foto! ¡preciosa! Bss.

    ResponderEliminar
  9. ¡¡Alaaa!! ¡Cuantos bichejos! :D Y una historia muy graciosa la del ratoncillo de campo :)

    Besitos ^^,

    ResponderEliminar
  10. Que entrada mas bonita!!
    Es totalmente cierto: ellos nos dan tanto sin pedir nada a cambio!!

    ResponderEliminar
  11. Jajajaj Que suerte ha tenido el ratoncito de dar contigo ;)

    ResponderEliminar
  12. Que hermosas fotos, el gorrion del principio es precioso!!

    ResponderEliminar
  13. Que lindo el ratoncito! comparto 100% tus palabras respecto a la adopción y el abandono.

    Un besote, Mamen

    ResponderEliminar
  14. El ratoncito tuvo suerte de encontrarse contigo se salvo y volvió al bosque donde pertenece bien pensado!
    Bellas fotos, besos

    ResponderEliminar
  15. Maravillosa colección de fotografías de mascotas Piola, hay algunas de exposición!! La historia del ratoncito es muy graciosa, por Dios! si era tan solo un bebé!! como se pueden asustar de algo así, urbanitas!! jajaja

    Besazos

    ResponderEliminar
  16. Siempre preciosas y sorprendentes tus fotografías, y las preciosas historias que hay detrás. Yo no sé no sé si lo del ratoncito hubiera podido. Un besazo.

    ResponderEliminar
  17. no soy amante de ratones para nada... y seguro hubiese sido una de las urbanas alumnitas! jaja pero que chiquitito!! coincido que su lugar era el campo y que las mascotas siempre nos dan mas de lo que les brindamos nosotros!! Un beso!

    ResponderEliminar
  18. Unas fotos deliciosas, como siempre!! Hasta la del ratón!!

    besos desde decorandodecorazon.blogspot.com

    ResponderEliminar
  19. El ratoncito se ve tan bello como el del cuento!!, preciosas fotografías con unas bellas historias, me ha encantado leer!!
    Bss

    ResponderEliminar
  20. Ya me hubiera gustado ver las caras de aquellas chicas, jeje!! Por lo menos ese sagutxu tuvo de encontrarte.
    Xoxo

    ResponderEliminar
  21. Preciosas fotografías y preciosa reflexión. Por cierto que la historia del ratón yo también la he vivido, mi hermana y yo poníamos cortezas de queso entre la leña para que salieran los ratones y mi pobre madre se ponía histérica. Me lo has recordado.
    Besos.

    ResponderEliminar
  22. hermosas fotos y hermoso post :)

    un abrazo,

    Lai
    http://asicomolopienso.com/2014/11/24/hoy-compartimos-mascotas/

    ResponderEliminar
  23. Guauuu!! cuanta mascota!!! preciosos!!
    Beso

    ResponderEliminar

  24. Hola Puola
    Preciosas fotos con linda reflexión ,,,Me gustan todas las mascotas menos los ratones,,,,,buahhhhhh me subo arriba de una silla ji

    ResponderEliminar
  25. Me he visto en el banco con las niñas gritando jajajaja

    Me han gustado mucho las fotos de los pajaricos, mi bisabuela siempre tenía periquitos o loros y de pequeña me quedaba embobada mirándoles.

    besO!

    ResponderEliminar
  26. Ja ja ja ja me lo imagino... todas las nenas gritando y llegas tú toda chula y lo enganchas XD menos mal que fuiste tú y lo soltaste, llega a ser otro y igual le da un palazo ¬.¬'
    Qué cantidad de animalicos preciosos... ¿han pasado todos por tu vida? me encantan las miradas que tienen... super expresivas.
    Besicos :)

    ResponderEliminar
  27. Me parto de la risa, cuando te vieran coger al ratoncín pensarían "ésta está loca!!", pero la verdad es que es una cucada!! Yo no sé si hubiera tenido la fuerza de no llevarme a casa esa cucada!!

    Del resto de fotos qué decir, preciosas!!

    Un besazo y gracias por compartir!!

    Lau

    ResponderEliminar
  28. Qué mono el ratoncito! Hiciste muy bien dejandolo libre...
    El resto de mascotas también son una monada!
    Besitos!

    ResponderEliminar

Cuéntanos...