lunes, 13 de junio de 2016

Tener mano verde



Hay personas que tienen "mano verde" y su sola presencia hace reverdecer
todo lo que está a su alrededor, como E.T. con su dedo mágico.

Es el caso de mi madre.

En las distintas viviendas que hemos tenido siempre ha habido jardín y,
además, alguna galería para las plantas de interior y preparar esquejes.

Ahora que están tan de moda las junglas urbanas me doy cuenta que en
casa siempre hemos tenido una: el único "capricho" que mi madre ha
exigido y el espacio en el que se encuentra más feliz.


Recuerdo cuando empezamos a vivir solas en el piso de Madrid: tenía una
terraza y quisimos llenarla de plantas que sobrevivían a duras penas a
pesar de los cuidados que les prodigábamos.

Era llegar mi madre y las plantas ya mostraban otro aspecto, incluso antes
de que "las interviniera".

Cuando me casé empecé a crear y cuidar un jardín, poco a poco fui
aprendiendo, no se me daba mal, pero las plantas de interior siempre
se me han resistido.

No soy mala jardinera pero no tengo mano verde, como tampoco
he heredado los maravillosos ojos verdes de mi madre, su capacidad
de entrega, su paciencia...


Las fotografías que hoy comparto con vosotros son de los distintos espacios
verdes de la casa de mis padres: la galería, el jardín de la fachada y el jardín
interior.

Hay una plantita que mi madre plantó en una jardinera y que cada año me
sorprende porque desaparece en invierno y en primavera las semillas que
dejó caer la temporada anterior empiezan a germinar invadiéndolo todo,
literalmente. Ya en un post anterior os mostré este pequeño milagro (aquí).

Me encanta ver cómo a principios de mayo comienzan a salir los primeros
brotes y cómo van desarrollándose, dejándose caer si están en macetas
colgantes o extendiéndose si están en el suelo.



Las semillas han ido pasando a otros espacios y nos regalan postales
como éstas.



He estado intentando averiguar su nombre por la red sin resultado.

Quizás alguno de vosotros lo conozca y me encantaría encontrarlo en
alguno de vuestros comentarios.

(Se trata de Cymbarlaria muralis. Gracias Rocío por tu comentario
en Facebook)


Siempre es un placer disfrutar de los espacios de mi madre, aprender
de ella, compartir con ella.

Ella es puro verde, la personificación de la Naturaleza,
como una diosa primigenia de la fertilidad.

¡Te quiero Mamá!



16 comentarios:

  1. ¡Qué bonito homenaje a esa capacidad que tiene tu mami para que todo florezca! La mía es igual: maceta que toca maceta que saca adelante con exuberancia y yo soy todo lo contrario y mira que le pongo empeño.
    Siempre es un placer venir a disfrutar de tus maravillosos posts y tus fotografías tan ideales.
    Besos y muy feliz semana.

    ResponderEliminar
  2. Qué envidia me da tu madre Piola, yo tampoco tengo mucha mano verde, en mi familia es mi padre quien tiene ese don!!
    Preciosas fotografías ;)
    Bsts y feliz semana

    ResponderEliminar
  3. ¡Todo un don Piola! ¡qué envidia verdad? la verdad es que mi madre es igual, y creo que mi hijo mayor sigue sus pasos ;) ¡un besazo!

    ResponderEliminar
  4. Felicidades a esa madre por tener esas manos que bien las quisiera yo, pero ejecutaremos la constancia junto con la paciencia y unos buenos cuidados y a ver los resultados,besazos de lunes. E

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Elena, compensaremos con voluntad lo que la naturaleza no nos ha reglado :-)
      Besazos y feliz comienzo de semana <3

      Eliminar
  5. Coincido contigo, yo tampoco he nacido con mano verde pero mi madre sí, disfruta con las plantas, en el jardín, dentro de su casa, tiene paciencia infinita y mucho mimo...yo soy arena de otro costal. Me encantan este tipo de personas! besos guapa

    ResponderEliminar
  6. Que preciosidad, no sabes la envidia que me da porque me encantan las plantas pero tengo el toque de la muerte. Deje de comprar plantas porque ellas no tienen porque sufrir mi incapacidad

    ResponderEliminar
  7. El otro día por la calle vimos salir de una tapia esa misma enredadera... Y cogimos un par de ramitas. Las pusimos en agua al llegar a casa para que echaran raíces y luego poder plantarlas en una maceta. ¡Pero no ha podido ser! Está claro que no tenemos esa mano maravillosa que tu madre posee... Y que has homenajeado de esta forma tan bonita y original.

    Un beso grande de las dos

    J&Y

    ResponderEliminar
  8. En mi casa también había siempre muchas plantas y recuerdo el peregrinaje que hacíamos desde casa hasta el patio de la comunidad en verano con todas las plantas para que el conserje nos las regara durante nuestra ausencia. He heredado de mi madre la pasión por el verde y las flores y lo he transmitido a mi Sofia toda una experta en jardinería con tan sólo nueve años. A mi se me da bastante bien, sobretodo la reproducción por esquejes. Aunque hay alguna variedad que se me resiste. Una curiosidad: en Italia decimos "pollice verde" es decir pulgar verde para definir la habilidad con las plantas. Un beso y feliz semana.

    ResponderEliminar
  9. Felicita a tu madre de mi parte. Ella es como yo, amante de las plantas y en casa tenemos esos pequeños rincones donde desplegar nuestras manos verdes. Una pasión que nos llena por completo.Aiiiiiiiii Piola, como me gustaría conocerla, compartiriamos esquejes, consejos y montones de semillas a plantar. Dale un besazo de mi parte. De mujer de manos verdes a otra de mismo don...

    ResponderEliminar
  10. Que bonito y entrañable post Piola!!!!. Felicidades por ser como eres y por tener esa madre tan extraordinaria. Sigue intentàndolo con las plantas de interior porque es seguro que vas a conseguirlo.
    Yo , no puedo decir que no tenga mano verde( me ha encantado el término), pero la que es como tu madre, es mi vecina Mari. Siempre le digo que si planta un botón, le crece una chaqueta!!!!!.
    Una maravillosas imàgenes las de hoy, donde podemos ser testigos de las manos delicadas que tiene tu adorable madre.
    Un beso y feliz semana.
    María

    ResponderEliminar
  11. Esa planta se llama "No me olvides" (fantástico nombre)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un nombre precioso y de lo más evocador pero parece ser que se trata de Cymbalaria muralis, popularmente llamada picardia o hierba de campanario.
      ¡Gracias por comentar! <3

      Eliminar
  12. Cómo envidio a las personas como tu madre, con ese don tan maravilloso! Me pasa lo mismo que a ti, durante un tiempo me encargué del jardín de mis padres y se me daba muy bien, pero en casa las cosas son muy diferentes.

    Esa planta es una verdadera bendición, qué regalos tan increíbles nos da la naturaleza.

    Otro precioso post, un emocionante homenaje a tu madre acompañado de las más bellas imágenes. Un beso muy fuerte, Piola.

    ResponderEliminar
  13. Admiro a la gente con mano verde. Yo soy una jardinera frustrada, me encantaria ser buena y trato pero no lo suficiente. Lleva tiempo y constancia y yo no tengo mucho de ninguna de las 2 pero algun dia me dare el gusto de ver crecer mis plantas!

    ResponderEliminar
  14. Yo no podría vivir sin mi espacio verde, con lo que entiendo y comparto tus inquietudes heredadas y con tanto gusto como se muestra en las imágenes
    Bstos

    ResponderEliminar

Cuéntanos...