jueves, 3 de noviembre de 2016

Buen vivir



La preocupación y ocupación de estas últimas semanas por la enfermedad
de mi padre (tuvo una recaída que hizo necesario un nuevo ingreso y una
operación de alto riesgo) me han obligado a bajar el ritmo en los demás
aspectos de mi vida.

He tenido mucho tiempo, en el hospital y estos últimos días en casa de mis
padres, para pensar, reflexionar y preguntarme hasta qué punto merece la pena
vivir pendiente del reloj, el calendario, las obligaciones, los compromisos...

Este parón obligado me generó inicialmente bastante estrés, intentando

compatibilizar los requerimientos del trabajo, la casa, el cuidado de mi
hijo y también el blog (aunque se trata de una pasión que me hace
sentir genial y me enriquece, conlleva una dedicación importante).

Pasado un tiempo, el estrés fue dando paso a una laxitud casi reconfortante,

seguida de calma.

A veces es necesario pasar por una experiencia negativa para

replantearnos si estamos viviendo nuestra vida

como realmente queremos.


En un hospital la vida te muestra su cara menos amable, rodeados de
sufrimiento propio y ajeno. Desde luego no es una experiencia deseable
pero me he dado cuenta que hace aflorar empatía y buenos sentimientos
entre los enfermos, familiares y personal sanitario.

La convivencia diaria genera lazos, permite relativizar nuestro propio
dolor y fomenta la ayuda desinteresada hacia los demás.

Estos valores en desuso en la vida actual, rápida y llena de competitividad,
afloran cuando lo importante es lo importante: la vida

Los pequeños detalles comienzan a cobrar importancia y algo tan cotidiano
como poder salir un momento a airearse y descubrir un precioso amanecer o
notar el cambio de estación se convierte en un acontecimiento tan gratificante
que uno acaba preguntándose cómo no disfruta de ello más frecuentemente.

La respuesta es seguramente la inercia: poco a poco la sociedad va imponiéndonos
cada vez más necesidades que parecen hacernos la vida más fácil pero que en realidad
nos fijan en los engranajes de una vorágine vital. Lo hace de una manera sutil, no resulta
fácil darse cuenta y así poder elegir quedarse al margen. Cuando queremos darnos cuenta
es difícil abandonar nuestra "zona de confort", sobre todo si la elección no depende sólo de
nosotros porque hemos formado una familia.


Este es mi caso y supongo que el de muchos. Os suena, ¿verdad?

La solución no creo que pase por eliminar drásticamente los frentes que
puedan parecer menos prácticos.

Yo llegué a pensar durante esos días en dejar el blog definitivamente. Pero
fue la calma que obtuve al verme obligada a ralentizar (slow life) y centrar mi
mente en lo que estaba sucediendo entonces (Mindfulness), lo que me llevó
a posponerlo, meditarlo y decidir que no se trata de renunciar a aquello que
nos aporta ilusíón, nos enriquece y por tanto nos hace felices, si no en
priorizar y no intentar dar el 100% en todo lo que hacemos.



Ralentizar para poder avanzar.

Y aquí estoy compartiendo con vosotros hoy.
¿Mañana?...
Mañana ya veremos.


Vivir lento, vivir el momento. Vivir, en definitiva.



46 comentarios:

  1. Guau, sigue......
    Mil besos guapa

    ResponderEliminar
  2. Planes dos dias vista como maximo..Carpe Diem...Salud y fuerza

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más aún diría yo, Helen: sobre la marcha ;-)
      Buen día también para ti <3

      Eliminar
  3. Mi comentario de hoy sera totalmente egoista pero por favor Piola, no abandones. No podría soportar otra deserción blogueril. Es verdad que lleva muchisimo tiempo escribir pero es el momentoque nos regalamos y en el que podemos conectarnos con nosotras mismas y tantas otras que comparten nuestro propio lenguaje. Puede que en este momento no sea, comprensiblemente , tu prioridad, pero las cosas se encausaran y volverás a disfrutar del tiempo que te toma este espacio. Nosotras, mientras tanto, esperaremos y le mandaremos a tu papi y a toda la familia nuestra mejor energia. Todo mi carino y admiracion!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué lindo comentario y qué motivador para seguir en ésto, Marcela, es una de las cosas que más me enriquecen del blog, saber que tengo amigas en medio mundo que me quieren y que es un sentimiento mutuo.
      Creo que me costaría más dejarlo que seguir por tantas y tantas cosas que sólo las blogger sabemos.
      Besos grandes, amiga <3

      Eliminar
  4. Tomatelo con otro ritmo pero sigue por favor, Piola. Tu blog nos llena de alegria a muchas de las personas que te leemos y aunque el ritmo sea otro, disfrutalo pues creas una corriente de energia muy positiva entre tu y tus lectores.
    Te mando un beso muy fuerte y todo mi apoyo en la enfermedad de tu papi, cielo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Isabel, puedes imaginar cuán motivadores son comentarios como el tuyo <3

      Eliminar
  5. No abandones Piola, porque se te echa de menos!!

    Es cierto que con este ritmo de vida frenético que llevamos hay que hacer malabarismos para llegar a todo, y por eso es necesario priorizar lo que de verdad es importante. Yo te diría que no te marques ritmos, y como bien dices, vayas sobre la marcha. Pero regálanos un post de vez en cuando. A tu ritmo, y de modo que te sea placentero (leerte siempre lo es), sin estresarte por tener que postear (si se puede bien, y si no , también), sin tener que llegar a tal o cual nº de posts cada x tiempo...porque uno hace planes y la vida se encarga de trastocarlos y hay que ir salvando obstáculos. Hay momentos en los que parece que el túnel no tiene fin, pero cuando llueve, siempre, siempre, por larga que sea la tormenta, escampa.

    Que pasen todos los nubarrones, y que todo vuelva a su cauce Piola. Un beso muy grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bien lo has expresado, Silvia, hacemos planes y la vida de encarga de trastocarlos a veces!
      Gracias por tus motivadoras palabras y por estar <3

      Eliminar
  6. A mi me está costando muchísimo y ya ves que he estado mucho tiempo perdida. Si quieres tómate un descanso, pero por favor no nos abandones. Me encanta tu blog y todo lo que en él publicas. Saca un ratillo de vez en cuando porfi.
    Un beso enorme Piola y feliz finde.
    María

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, María, nos cuesta pero volvemos porque es tanto lo que nos aporta compartir y estar en contacto con personas inquietas y enriquecedoras que difícilmente podríamos abandonarlo.
      Besos grandes <3

      Eliminar
  7. Piola, te lo vamos a cantar por Sevillanas:
    "No te vayas todavía
    No te vayas por favor
    no te vayas todavía
    que hasta la guitarra mía
    llora cuando dice adiós..."
    Es bueno pararse a pensar, bajar el ritmo, valorar lo que para cada uno es importante, establecer prioridades... Pero nos costaría mucho despedirnos de ti y tus publicaciones... Esperamos que tu padre esté mejor, os tenemos siempre en nuestro pensamiento.

    Un beso fuerte de las dos

    J&Y

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, niñas, siempre tan atentas y cariñosas!!!!!!!
      Aquí estaremos, más o menos activas, pero las viejas blogueras nunca mueren ;-)
      <3 <3

      Eliminar
  8. Hola piola querida !! De todas maneras hay que priorizar pero no abandonar algo que tanto te gusta.. quizás hacerlo con menos frecuencia.. yo he pasado periodos igual que tú con niños enfermemos y mucho trabajo .. y posteo más distanciados pero no abandono !! Espero que tu padre se recupere pronto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Angélica, eres un amor y sí, siempre me pregunto cómo puedes tú compatibilizarlo con familia tan numerosa y es que lo que nos motiva siempre nos da fuerzas para seguir <3

      Eliminar
  9. Hola Piola, entiendo perfectamente el momento por el que estás pasando, un padre es un pilar muy importante de la familia y ahora tienes que estar muy cerca de él y darle todo el cariño que se merece. Eso es ahora lo que importa y que ojalá se recupere muy prontito. Y lo del blog te animo a seguir, has llegado lejos y no es cuestión de abandonarlo definitivamente, pero tómate tu tiempo. A veces en la vida, hay que aprender a priorizar. Y ahora tu padre te necesita. Un beso muy gordo y mucho ánimo guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, querida Sagra!!!!!
      Besos también para ti <3

      Eliminar
  10. Qué rara casualidad Piola, estoy en un momento muy parecido al tuyo y aunque no sé q será de mi Blog,y siendo egoísta espero q lo tuyo sea una pausa.
    Bsts guapa y feliz finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también espero que sigas, Mónica, saber que todas aportamos desde nuestros respectivos espacios es importante para motivarnos a continuar <3

      Eliminar
  11. Siento la recaída de tu padre, espero que pronto se recupere y podáis volver a encontrar la serenidad. A la vez me alegro de que la calma y la meditación te han ayudado a encontrar la clave para no renunciar al blog y dedicarle el tiempo que se merece sin agobios. Estoy segura de que tu padre es de tus más fieles lectores y se apenaría mucho de que lo cerraras. Y las que estamos en este otro lado seguimos aquí para apoyarte y disfrutar con tus palabras y tus imágenes. Cuando puedas y siempre que puedas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre motivadora, querida María, siendo además tú un ejemplo a seguir teniendo en cuenta la atención y cuidados que necesita tu Giovanna especialmente, además de Sofía.
      Gracias por estar <3 <3 <3

      Eliminar
    2. Gracias a ti Piola por ser tan generosa y contestar a cada uno de los comentarios y ademas pasarte y comentar en nuestros blogs. Aún sin conocerte personalmente sabía que eres extraordinaria pero después de ver que a pesar de todo nos dedicas tu tiempo tan precioso me dejas boquiabierta. Un beso muy grande.

      Eliminar
  12. Piola no sabia que tu padre había estado enfermo, siento su recaída y espero que se vaya recuperando poco a poco...
    Entiendo como te has sentido, pues es una situación muy familiar para mi...de echo yo he dejado el blog de lado durante meses, para darme cuenta que ha sido un error...me aportaba mucho y me hacia sentir bien, hoy con un poco mas de sosiego,me he sentado frente al ordenador para hacer una nueva entrada...necesito calma, y sobre todo recuperar las rutinas que me hacían feliz.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Recuperar las rutinas" que nos hacen felices, Julia: no podías haberlo dicho mejor.
      Sin prisas, con calma, cuando nos lo pida el alma...
      Me paso por tu blog en cuanto pueda, te echaba de menos <3

      Eliminar
  13. Piola, imaginé que algo volvía a ir mal con la salud de tu padre y lamentablemente, estaba en lo cierto. Espero de corazón que se encuentre mejor.

    Comparto tus reflexiones al cien por cien, pero soy la primera que no practico para nada este estilo de vida slow. Todo lo contrario, de hecho. Me alegra que, dentro de los días malos que habéis vivido, hayas sabido quedarte con lo bueno y aprovechar ese tiempo de parón involuntario para llegar a una conclusión tan importante y beneficiosa para tu vida.

    Egoístamente, creo que a estas alturas sabes que me encantaría leerte toooodos los días. Sin embargo, por supuesto entiendo que este mundo, por mucho que nos guste, no debe convertirse en nuestra prioridad. Afortunadamente tenemos obligaciones muchísimo más importantes en nuestra vida y, por supuesto, estar ahí al cien por cien cuando nuestra familia lo necesita, es la primera de ellas.

    Cuídate mucho. Todo mi cariño para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tus deseos y por ser siempre tan cariñosa, Isabel!!! <3
      Es cierto que es difícil practicar la vida lenta pero quizás poquito a poco lo consigamos.
      Mis mejores deseos también para ti

      Eliminar
  14. Querida Piola, aunque no estoy al 100% en modo blogueril, te he echado mucho de menos, desconocía el momento por el que estás pasando. Espero y deseo de todo corazón que tu papi se encuentre mejor!!

    Lo que hablas de vivir el momento presente y centrarse absolutamente en él, es lo único importante! Normalmente vivimos muy superficialmente dejando pasar detalles y momentos hermosísimos metidos en la vorágine del día a día, sin darnos cuenta que se nos pasa la vida y no la hemos apreciado como tesoro que es.
    Me encanta cómo describes un amanecer y cómo lo disfrutaste. Para mi, esas son las cosas de la vida que nos hacen centrarnos en el momento presente y, verdaderamente, todo tendría que ser así. En ello trato de situarme yo ahora, practicando mindfulness, practicando meditación......Todo me cuesta muchísimo, tiendo a dispersarme con regularidad pero sigo insistiendo.

    Tanto el blog como otros aspectos de nuestra vida son imposiciones que nos hacemos a nosotros mismos, tanto porque nos satisfacen, por plasmar de alguna manera nuestras inquietudes y formas de vida, compartir trabajos, recetas, viajes que nos han satisfecho mucho.....
    En cualquier caso, tiene que fluir desde dentro de nosotros, desde el alma misma para disfrutarlo plenamente, sin obligación alguna y en el momento correcto y adecuado que nos haga sentirlo de verdad, y estoy segura que así ha sido siempre, pero no todas las veces podemos desarrollarlo como nos gustaría.

    Coincido con las demás en que me encanta leerte, fluir con tu forma de expresión, con tu fotografía y todo lo que haces tan hermosamente. Pero desde ahora entenderé cuando no te vea, que estarás viviendo un episodio más importante que te retiene y esperaré a otro momento.
    Momentos......Momentos son lo que tenemos y hay que procurar disfrutarlos de la mejor manera. Vivir.....Vivir intensamente todo lo que nos acontece es lo que verdaderamente nos llena el corazón, vitaminas para el alma.

    Un gran abrazo para ti, amiga!!!

    Menchu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Preciosa expresión "vitaminas para el alma", Menchu.
      Imaginaba que estabas en ello por tu ritmo más pausado en el blog y por tus fotografías de alimentación saludable en IG, intentado encontrar un equilibrio espíritu-mente-cuerpo.
      Poquito a poquito seguro que lo conseguimos.
      Besazos y gracias por estar siempre <3

      Eliminar
  15. Sabes que te entiendo, yo he pasado por esto durante 4 años, cuando sonaba el teléfono a una hora extraña, ya sabía que tenía que salir corriendo, o mejor dicho volando y dejar todo, lo demás queda en un segundo plano, abres los ojos y valoras cada instante, una sonrisa, un roce o una frase de tu padre, es muy duro ver como tu héroe se vuelve vulnerable, a pesar de ello él me enseño tanto!
    Claro que te planteas dejar el blog, yo también lo hice, no sabía si merecía la pena, no tenía la cabeza ni para trabajo, ni para blog, ni para nada, solo estaba centrada en lo importante, en estar unida a mi familia, darnos amor y apoyo para seguir adelante!
    Date tiempo y si no posteas que mas da, ya lo harás, no te presiones por no poder con todo, solo céntrate en lo que de verdad importa y lo demás ya lo iras haciendo poco a poco o cuando realmente te apetezca.
    Te mando toda la fuerza del mundo en un abrazo Piola

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tan cierto que se hacen vulnerables y entonces es cuando entendemos que realmente que ya no somos niños, Nika.
      Me acuerdo frecuentemente de ti y tus palabras de apoyo siempre me resultan especiales <3

      Eliminar
  16. Algo parecido viví yo hace dos semanas con mi padre. Al final quedó en un susto pero el estrés emocional y físico agota. Te hace pensar muchas cosas. Espero que tu padre se recupere y pueda tener una vida de calidad. Es importante lo que cuentas al final de parar, reflexionar y quedarnos con lo que realmente nos da vida. No dar el 100% en todo también es importante y más aún lo es no sentirnos mal por ello.

    Espero que todo mejore. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Nazaret, en mi caso me pasa factura más lo emocional que lo físico, pero todo agota
      Gracias por tus buenos deseos <3

      Eliminar
  17. Hola Piola espero que tu padre esté recuperándose,los hospitales es lo que tienen es un mata acompañantes pero que se va hacer. Leyéndote me imagino toda la situación que estás pasando y ciertamente creo que muchas veces es mejor dejar pasar un tiempo para retomar las cosas con fuerza, a mí me está pasando algo similar mi Amiga esa a la que acudes como si fuera tu madre a por sus consejos se fué la semana pasada y no veas que vacío siento sobre todo a la noche que era nuestro momento de charla hasta que el teléfono ardía . Bueno Piola coge fuerzas y para delante que es lo que toca. Besazos E

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bueno lo de "mata acompañantes", Elena!
      Siento lo de tu Amiga, observo que lo has puesto con mayúsculas y deduzco que se trata de una madre/hermana de alma (personas que no llevan nuestra sangre pero a las que queremos igual o más que si fueran familia).
      Siempre adelante, por supuesto <3

      Eliminar
    2. Así es,era mi hermana de alma. Siempre adelante. Un abrazo E

      Eliminar
  18. Piola que pena lo de tu papá, espero esté estabilizado y ya en su casa. De todo lo que decís, me quedo con eso de no querer dar siempre el 100% en todo... a veces pretendiendo eso dejamos de disfrutar las cosas que amamos. Acá estamos para cuando y cómo quieras aparecer y compartir. Beso grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, estimada Vero <3
      Beso grande también para ti!

      Eliminar
  19. Cuánta verdad hay en tus palabras, Piola, totalmente de acuerdo contigo. En la práctica es triste tenernos que ver en situaciones difíciles para valorar las que son fáciles, pero, afortunadamente, somos humanas y es nuestra naturaleza. Os deseo una pronta recuperación, a tu padre y a todas las personas que le rodeais, y que efectivamente disfrutes de los pequeños placeres que tanto nos gustan.
    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Almu, eres un cielo <3
      Besos grandotes

      Eliminar
  20. Querida Piola, lo siento, espero que tú padre vaya mejorando poco a poco y todo se tranquilice. Yo no conocía el momento que estás pasando, y entiendo todo el planteamiento que te hiciste. Ahora es un momento para vivir con la familia, estar con tu padre y dar pasos poco a poco para salir de esto, es tan importante vivir el presente con quienes amas, como lo es desear un futuro lleno de bienestar.
    Lo del blog, pues ya se verá, supone un esfuerzo que puedes llevar a cabo cuando te venga bien, desde luego se te echa de menos y aquí estaremos para recibirte cuando vuelvas, sin obligaciones, te mando toda la buena energía que tengo, deseo que todo se normalice y podáis estar más tranquilos.
    Un beso guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Caty por tu cariño y buenos deseos!
      <3

      Eliminar
  21. Un relato con el que me identifico Piola...por vivir una situación parecida estas últimas semanas con mi madre, soy muy reservada y me cuesta mucho expresar mis emociones y sentimientos , pero comparto tu planteamiento y tus reflexiones.
    Por ahora estoy en esa inercia de desconexión temporal, tengo aparcado todo lo que no es imprescindible ni urgente.

    Espero que tu padre haya mejorado, mi madre aún continúa con reposo hasta que se recupere su fractura de cadera, su evolución va según lo previsto.

    Un abrazo ...me alegro de ver y leer tu relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que tu madre se recupere, M.J. y agradezco mucho tus buenos deseos para mi padre <3

      Eliminar
  22. Me ha emocionado este post, Piola, y me ha hecho reflexionar. Está muy bien escrito y lo que es más importante, escrito desde el corazón. Efectivamente, a veces, nos olvidamos de lo más importante y posiblemente todos los que nos embarcamos en la aventura (difícil aventura) de un blog, más de una vez, pensamos en abandonar. Calma, lo importante es la calma y mañana ya veremos.
    Un abrazo y mucho ánimo.

    Laura.

    ResponderEliminar
  23. Has reflejado en palabras, lo que yo he sentido y soy incapaz de solucionarlo. Como tú pensé, déjalo estar, mañana será otro día y veremos hasta donde llegamos. Y sigo en el mismo sitio, casi con miedo a salir, para que no sucedan mas cosas.

    En todo caso, reflejas perfectamente, cuando tu vida se ve convulsionada por un hecho familiar grave. De repente se te paraliza el mundo, los proyectos y te vuelcas sólo en ello. Como tu dices enriquece ver la actitud amable y empatica en las personas a las que el dolor une, aunque sea por unos minutos en una sala de espera. Aprendes a esperar contra toda desesperanza, a darle la vuelta a tu escala de valores.

    Después poco a poco te vas situando, la vida sigue y tu tienes que compartir de una forma mas cotidiana ese dolor. Un cigarrillo fumado lento a la salida del hospital. Un disco que sabes que te hará llorar, pero así tienes excusa. Abrazas y besas más a los tuyos, y a la vez piensas como quieres seguir siendo tu vida.

    Has elegido lo mas apropiado, no dejes cosas que te gustan en el camino. Y mucho menos el blog. Sigue adelante, más espacio, date tu tiempo, pero no olvides nunca hacer lo que te gusta.
    La modelo de las fotos (preciosas, tanto ella como las fotografías), es familia tuya? tenéis la misma boca.
    Miles de abrazos, y lo mejor para tus padres.

    ResponderEliminar

Cuéntanos...