miércoles, 12 de diciembre de 2018

Renovando la decoración de mi comedor




La mesa de comedor que habéis visto siempre en casa no era mía (por si no la
recordáis podéis verla aquí), me la había pasado mi hermana hace años porque
había adquirido otra y no la necesitaba. Pero ahora que ella ha comprado una
casa nueva le venía genial para el office de su cocina y se la he devuelto.

La verdad es que estaba encantada con ella pero ya que tenía que adquirir
una nueva mesa pensé en algo diferente para dar un aire renovado a mi salón.
La elección recayó en el modelo Lisabo de Ikea.

Las patas son de abedul macizo y el tablero de chapa de fresno, maderas
ambas muy claras que han recibido un acabado natural. El fresno es una
madera resistente y duradera con unas preciosas vetas.

Las líneas sencillísimas con un diseño mid century me encantaron desde que la
vi la primera vez y la madera tan clara aporta un toque fresco y acogedor a la
decoración de mi salón/comedor.




Aunque ocupa más que la mesa anterior se adapta mejor al espacio al ser
más estrecha. Además el sobre largo ofrece más superficie de trabajo para
manualidades. Un buen plus, ¿no creéis?




Inicialmente la decoré con unos libros grandes y algunas de mis nuevas
plantitas...





Incluso dejando el centro de mesa, ahora dispongo de espacio para comer o
trabajar sin necesidad de quitarlo y ¡eso está genial!






Y estos días es en ella donde he instalado mi sencilla decoración navideña de
este año.





El arbolito es una creación esquemática y minimalista que hice hace algunas
navidades y que podéis ver aquí. Está realizada con escuadras de madera de
las que se utilizan para sujetar estantes.

Este año quería algo muy, muy sencillo, casi antinavideño, como modo de
manifestar mi repulsa al consumismo exacerbado que se ha impuesto en esta
celebración y que creo es totalmente contrario al espíritu primigenio.

¿Qué hay de aquel pequeño que nació en un pesebre, propugnó el "déjalo
todo y sígueme" y dio su vida por el amor al prójimo?

Incluso los no creyentes celebran estas fiestas pero, ¿qué es exactamente lo
que se celebra actualmente?





Como adorno unas sencillas tiras de algodón procedentes de viejas sábanas y
un mensaje de anhelos en cada una de ellas: Paz, Esperanza, Bondad y Amor.

Unas velitas de té en cada una de las ramas y unas plumas como copete.




Mi centro de Adviento también es sencillo: sobre una bandeja bereber de
madera labrada toscamente, las cuatro velas sobre un lecho de plumas.




No necesito más para sentir y recuperar el auténtico sentimiento navideño.

viernes, 7 de diciembre de 2018

Moda sostenible y ética




Cada vez estoy más concienciada con la necesidad de adoptar un modo de vida
sostenible para poder mantener a salvo nuestro precioso planeta.

Pequeños gestos cotidianos como el reciclado, poner en práctica en lo posible el
concepto “cero desperdicio” (zero waste) o practicar un consumo responsable
deberían formar parte de nuestra filosofía de vida. Transmitirla a nuestros hijos
creo que es una necesidad y una responsabilidad hacia su futuro y el de este
planeta maravilloso que tenemos el privilegio de habitar y el deber de
transmitir como encontramos ¿No os parece?




Me siento muy identificada con proyectos que buscan y apoyan un estilo de vida

sostenible y hoy os presento uno que he conocido recientemente, The Circular

Project, un emprendimiento que concibe la moda de manera integral en sus

ámbitos social, ético, ecológico y económico. Un proyecto que aúna y apoya la

moda orgánica y responsable hecha en España bajo el concepto de Economía

del Bien Común.



Su nombre alude a la Economía Circular que busca una moda cuyos materiales
puedan integrarse al final de su vida de nuevo en la Naturaleza sin causarle
ningún daño, que se reutilicen, reciclen y optimicen.

Paloma G. López, licenciada en Periodismo y experta en Comunicación de
Empresa, es el alma máter de este proyecto y actualmente la presidenta de la
Asociación de Moda Sostenible de Madrid, agrupación que surgió con la premisa
de crear las condiciones para ayudar a nuevas marcas con filosofía eco friendly

Su tienda, The Circular Project Shop, se fue convirtiendo en catalizador de
creadores de moda con inquietudes de sostenibilidad y en la actualidad Paloma
las selecciona y homologa a través de un protocolo que demuestra que cumplen
un código ético, ecológico y sostenible.

Pero mejor si la escucháis a ella en la entrevista que le hice y en la que,
además, os hago un shop tour por esta tienda tan original (aquí)





Tanto en la tienda física (Calle Ventura Rodríguez 22) como en la tienda
online podemos encontrar creaciones originales y diseños muy especiales,
como la ropa de la diseñadora Silvia Calvo BCN realizada en arpillera
procedente del reciclado de sacos de café, los preciosos kimonos de Avasan
realizados con increíbles materiales sostenibles, los divertidos diseños de
BichoBichejo o las magníficas creaciones de Yanapaqi (su bisutería, sobre
todo los collares, me parece espectacular)





Compresas reutilizables de Maripuri Tijeritas. Su ropa interior con diseños
únicos y maravillosos me tiene enamorada <3




Los jerseys de Marcelinus tienen una historia detrás que me pareció muy
curiosa. Esta empresa nació en el año 2008 en Olot, Gerona, aprovechando la
tradición textil de la zona que se vio afectada por la crisis de los años 90 pero
que consiguió sobrevivir y en la actualidad está resurgiendo gracias a proyectos
como el de Marcelinus.

El nombre de la empresa procede del de los jerseys que fabrican (entre otras
prendas). Se trata de jerseys usados desde antiguo como prenda de abrigo para
los agricultores y obreros de las fábricas. El sindicalista Marcelino Camacho los
llevaba siempre, se los fabricaba su mujer de forma artesanal, y por ello fueron
apodados Marcelinus o Camachos.

En Marcelinus han apostado por reinventar ese jersey tradicional adaptándolo
a las tendencias actuales, rediseñándolo pero manteniendo sus valores de
calidez, portabilidad y comodidad. Muchos modelos se siguen trabajando con
la composición original de los antiguos jerseys de la zona, tejidos con hilo
regenerado obtenido de recortes textiles triturados.





Y por supuesto no quiero dejar de hablaros de una firma que me ha encantado
por su estilo smart casual y sus interiores diseñados para tener todo organizado
y protegido: Canussa.

¿Alguien más se desespera cuando lleva tropecientas cosas en el bolso y nunca
encuentra la que busca? Seguro que no soy la única.

Además, cada vez son más necesarios compartimentos específicos para llevar
protegidos nuestros dispositivos móviles sin renunciar por ello al diseño.
Los bolsos de Canussa tienen interiores muy estudiados.




Sus creaciones se realizan tanto en piel auténtica como vegana. 

La piel sostenible procede de la industria alimentaria lo que supone un
proveedor ético ya que se reutiliza un material que de otro modo se perdería.
Las pieles son seleccionadas cuidadosamente y tratadas con un proceso libre de
cromo y metales pesados por lo que se reduce al máximo el impacto
medioambiental.




Los bolsos de piel vegana están realizados con materiales sostenibles de alta
durabilidad que es posible reciclar y tiene aspecto de cuero auténtico.




Los forros de todos sus bolsos están realizados en Textil Upcycled Recover, un
textil de alta calidad y resistencia obtenido a partir de botellas de plástico.





Todos sus diseños están realizados a mano en España, lo que también conlleva
un menor impacto ecológico.





Me gustan especialmente su mochila Urban Backpack y el bolso Urban Tote que
son los que veis en estas fotografías.




Y justo el día que estaba visitando la tienda llegó la última colección de
Canussa, Hybrid, que me encantó.

¿Quién se resiste a tener un bolsito cuyo interior tiene tarjetero, billetero,
monedero y compartimento para móvil? 

Y, además, puede llevarse como bolso, clutch, riñonera y bandolera. 

¡El colmo del diseño!



viernes, 30 de noviembre de 2018

Enmarcar fotografías para decorar




Estaba deseando mostraros unas nuevas fotografías impresas que han pasado
formar parte de mi colección de fotografías de autor y que quiero incorporar
a la gallery wall que tengo en el salón o empezar a crear una nueva. Aún
tengo que decidirlo.




Las fotografías me las ha regalado mi amigo Luis Turégano ( @cutreraw en
Instagram) que es un apasionado de la fotografía desde siempre y es mucho
lo que he ido aprendiendo de él desde que la fotografía se convirtió también
en mi pasión hace algo más de diez años cuando comencé el blog.

Creo que compartir una afición creativa es muy enriquecedor y poder
aprender de un maestro como él una gran suerte.

¡Gracias Luis!





Como podéis ver son unas maravillosas fotografías, parecen acuarelas y quedan
preciosas enmarcadas.

Estoy deseando colgarlas en la pared y mostraros el resultado.

Espero que paséis un buen fin de semana.