domingo, 17 de febrero de 2019

Un lugar donde volver





Todos tenemos un lugar que identificamos con la palabra hogar, un lugar en
el que echamos raíces independientemente de que hayamos creado otro por
nosotros mismos. El lugar en el que crecimos y nos hicimos personas, ese
lugar al que siempre volver y que quizás no haya estado en el mismo sitio
pero nos hace conectar con nuestra esencia.

La casa de mis padres es para mí ese lugar, ha tenido varias ubicaciones pero
esté donde esté siempre contiene aquello que hace surgir en mí la sensación
de pertenencia. Muebles, objetos, aromas... recuerdos de muchas vivencias
con los míos, no todos buenos, no todos perfectos pero que conforman la base
de la historia de mi vida.

Somos cuatro hermanos más mis padres a los que se han ido añadiendo las
parejas, los hijos... Falta mi padre que ha dejado un gran vacío, no sólo por
ser el cabeza de familia sino porque era un ser tan vital que lo llenaba todo,
lo impregnaba todo. Pero sigue entre nosotros, en sus cuadros, sus
esculturas, sus libros... en espíritu.

Desde que él falta intentamos ir más a menudo para que mi madre se sienta
acompañada y yo aprovecho cualquier ocasión para acercarme.




Mis padres tienen una zona de estar en el semisótano, un espacio en el que
hacemos gran parte de la vida. Tiene luz cenital, una chimenea y está al lado
de la biblioteca/estudio de mi padre. Es realmente acogedor, sobre todo en
invierno y creo que hasta ahora nunca os lo había enseñado.

Aquí es donde solemos reunirnos a charlar, leer, ver la televisión... Es el
corazón de la casa.


Mi hermana y yo tenemos nuestros "cuartos de soltera" a los que hemos
añadido otra cama más para poder ir acogiendo a la familia conforme ha
ido aumentado. 

El cuarto rosa es el que suele ocupar mi hermana y os lo he mostrado ya en
alguna ocasión (aquí por si os lo perdisteis)




Pero el que no os había mostrado es el cuarto azul en el que solemos
quedarnos Javier y yo. También tiene cabeceros de mimbre que en este
caso sí nos atrevimos a pintar en un azul intenso. 

Unas estanterías en crudo con vivo azul acogen sombreros y una vieja mesita
recuperada y pintada por mi hermana se ajusta al pequeño hueco que queda
entre ambas camas.

En el centro de la pared tres láminas enmarcadas. Sí, son exactamente
iguales. Las teníamos repetidas y las pusimos eventualmente pero nos
encantó el resultado y así se quedaron ;-)

Los textiles tienen diversos motivos florales en azul y algunos cojines
del color de los cabeceros.



Sobre la mesita de noche dos magníficos tibores orientales.
Son divinos ¿verdad?





En el otro lado del cuarto una butaca que mi hermana restauró y tapizó en lino.

Una pieza maravillosa que anteriormente estaba en su casa pero que, al
mudarse y no encontrarle espacio en su nueva vivienda, se ha venido
a casa de mis padres.

El antiguo espejo doble es una de las últimas adquisiciones de mi hermana en
el Rastro Remar de Ciudad Real. Lo ha pintado en blanco y tiene pendiente
llevárselo a su casa de Madrid pero de momento está allí, en el suelo nos
parece que queda precioso.

El oleo de la pared es un cuadro que mi padre pintó hace muchísimo tiempo,
de su etapa azul, en el que aparece mi madre de pequeña con su muñeca.
Se inspiró en una vieja fotografía que guardamos con muchísimo cariño.

A mi madre le encanta recoger hortensias del jardín y dejarlas secar para tener
flores en casa durante el invierno. Aportan ese toque decadente que embellece
cualquier espacio, ¿no os parece?





Como ya sabéis mi hijo Javier está estudiando este curso en Chicago pero vino
por Navidad y se quedó un mes. He podido disfrutar de él, si no todo el tiempo
(se fue de viaje a Croacia con sus amigos españoles, quedó por supuesto con su
chica y pasó algunos días con su padre), sí lo suficiente para desquitarme y
darle muchísimos besos y achuchones.





Estas navidades Lucía, la novia de Javier, nos acompañó a Ciudad Real y fue
obligada la visita a uno de los pueblos más bonitos de la provincia, Almagro.
Pasamos allí el día disfrutando de su preciosa plaza, sus casas solariegas y su
rica comida. El Parador es un lugar ideal para hospedarse, comer y tomar
fotografías. 

La próxima vez tenemos pendiente acercarnos a Villanueva de los Infantes,
otro de los pueblos emblemáticos, y por supuesto a Campo de Criptana a
ver sus famosos molinos.




A pesar del frío también hemos disfrutado del jardín porque fueron días de sol.
Mi madre y yo aprovechamos para trasplantar después de una de nuestras
visitas al vivero que hemos convertido en una costumbre que nos encanta. 

Ir y pasar la mañana entre plantas y traernos algunas a casa es el mejor
plan que podemos imaginar puesto que las dos somos unas enamoradas
de lo verde.




Aproveché también las vacaciones navideñas para quedar con amigos,
humanos y perrunos que sacan lo mejor de mi y es que son tan
achuchables...

Quienes me seguís en Instagram habéis ido viviendo conmigo, prácticamente
en directo, todo lo que hoy os cuento pero soy consciente que no todos mis
lectores sois asiduos de las redes sociales así que, aunque con algo de retraso,
no he querido dejar de compartir en el blog como fueron mis navidades.
¿Qué tal las vuestras?



22 comentarios:

  1. Tus posts siempre transmiten una calma y una paz infinitas, Piola.
    Me ha encantado ver las imágenes que acompañan a estas líneas y conocer cómo cón sido tus Navidades....no hay lugar como el hogar.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Isabel!!! Tan contenta me dejas con tu lindo comentario <3
      Feliz comienzo de semana ^-^

      Eliminar
  2. Olá Piola! Fiquei encantada com a casa dos seus pais! Maravilhosa e tão acolhedora! Obrigada por essa partilha fantástica:) Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muito obrigado pelas suas boas palavras, Manuela, é sempre motivador ler os seus comentários.
      Muitos beijos

      Eliminar
  3. ¡Qué bonito texto y que preciosidad de rincones, Piola! Aunque tu dormitorio es nuestro favorito. Volvemos a comentarte la buena mano que tiene tu hermana con los muebles, nos gusta mucho el toque y el estilo que les da.

    Un beso enorme de las dos

    J&Y

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi hermana es una crack, chicas, tiene un gusto exquisito, un olfato ideal para encontrar chollos y unas manos divinas para transformarlos ;-)
      Un besazo grande para cada una y feliz comienzo de semana <3 <3

      Eliminar
  4. "Uno siempre vuelve a los viejos sitios donde amo la vida".. Besos Piola.

    ResponderEliminar
  5. Es maravilloso tener un lugar al que siempre puedas volver, el akasha, tu casa en toda la extensión de la palabra.
    Maravillos y especiales rincones llenos de emotivos recuerdos. Disfruta esa sensación de vuelta y acogida Piola, es algo por lo que dar gracias. Precioso post. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué lindo comentario Nieves, muchas gracias!!!
      Besos grandes <3

      Eliminar
  6. Precioso post Piola, que paz da volver. Yo procuro volver casi cada fin de semana, y eso me da la "chicha" para pasar el resto...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado Noe. Yo también intento ir siempre que puedo ;-)
      Besos <3

      Eliminar
  7. Hola Piola, me encanta verte tan feliz, es cierto que nuestro hogar, aunque cambiemos de casa, es donde están los que queremos, nuestros recuerdos, muebles y como dices olores que solo encontramos en el lugar donde nos hemos criado. Me ha gustado muchísimo conocerte mas, la casa de tu madre, es muy bonita y tu habitación ya la había visto, pero esta vez me he fijado en muchos detalles, como esa bonita mesa que restauró tu hermana.
    Tu hijo es muy guapa y me alegro muchísimo que pudieras disfrutar mucho de el.
    Un beso muy grande mi amiga!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias por tu cariñoso comentario Francis!!!
      Siempre es un placer tenerte por aquí <3
      Besos grandes

      Eliminar
  8. Que post más bonito. No hay nada más especial que allí dónde se guardan los recuerdos de una vida. Me encanta esa habitación azul

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado Anabel, es cierto, los recuerdos nos invitan a volver a los lugares de nuestra infancia.
      Besos <3

      Eliminar
  9. Que post tan íntimo, nostálgico y tan bonito. Todos tenemos un lugar al que volver, o que recordar, lo has transmitido muy bien! Por cierto bellísimos rincones en casa de tus padres, tú casa, pq seguro que tiene mucho de Ti. ahhh y aunque me han encantado todas las fotos, me quedo con la que estás con tu hijo delante del camión amarillo. Estáis genial. Un besazo Piola .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho que te haya gustado Ana María. La foto del camión la hicimos un día que salimos a jugar con el guante de béisbol que Javier le trajo a su primo Alberto y luego empezamos a hacer el tontaina con la cámara ;-)
      Muchísimas gracias por tu motivador comentario <3

      Eliminar
  10. Piola dime di puedes como seca tu madre las Hortensias para que le queden con ese color tan bonito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las corta cuando están en su esplendor y las introduce en un jarrón con muy poca agua, menos de un dedo. Así se van secando poquito a poco y mantienen un bonito aspecto todo el invierno ;-)
      Besos <3

      Eliminar
  11. Leer este post en estos días que me encuentro desorientada hace que se me encoja el corazón. Me alegro ver como encuentras felicidad en el hogar de tus padres y con los seres que más quieres y que te quieren. Me alegro saberte feliz. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me alegra mucho saberte feliz María, por eso te mando todo el ánimo del mundo y te deseo que esos días duros se vayan tornando en paz y calma.
      Muchísimos besos <3

      Eliminar

Cuéntanos...