jueves, 15 de febrero de 2018

Visita a los zocos de Marrakech (Marruecos)




De nuestro viaje a Marrakech de hace dos navidades aún tengo por
compartir con vosotros algunos post. 

Hasta ahora os había mostrado el riad donde nos alojamos, los preciosos
jardines Majorellevarios de los restaurantes más chic de la ciudad

Pero seguramente lo más auténtico de Marrakech sean sus zocos que, además

de las compras, nos transportan a un universo de olores, colores, sonidos,

sabores y experiencias difícil de trasmitir.


Desde las callejuelas que parten de la Plaza Jemaa El-Fna se accede a los
distintos zocos o mercados organizados por sectores de producción o artículos
de venta, aunque la palabra organización quizás no sea la más apropiada para
utilizar en el caso de un laberíntico mapa de calles donde todo parece fundirse
en uno.

Esto puede generar inicialmente algo de aturdimiento pero lo mejor es dejarse
llevar, perderse y disfrutar de los descubrimientos que el paseo nos depare.

También la actitud de los comerciantes puede llega a ser agobiante. Lo mejor es
mostrar una sonrisa y hacer como que no entendemos (o queremos entender),
ser corteses pero firmes, porque si no acabaremos molestos o comprando mil
cosas que no pensábamos adquirir.




Los mercados de alimentos de productos locales, cuyos usuarios son
fundamentalmente autóctonos, se encuentran por todos lados ofreciendo
frutas, verduras, dulces o encurtidos. 

Dátiles, aceitunas o algún pastelillo pueden resultar una buena compra para
picotear entre comidas.




Las especias son otro producto típico que encontraremos en gran cantidad y
variedad. En la Plaza de las Especias hay muchas tiendas dedicadas a
estos artículos, aunque existen por toda la ciudad.




Pero la auténtica aventura comienza cuando nos adentramos en los estrechos
callejones flanqueados por mil y una tiendas, cubiertos de chapa o cañizo que
dejan pasar tenues rayos de sol regalándonos estampas francamente exóticas.




Si nuestra estancia es de varios días es aconsejable no comprar nada el primer
día, ni siquiera preguntar precios, sólo mirar y descubrir los artículos que ofrece
este grandísimo bazar.

De este modo nos iremos acostumbrando a ver la manera de compraventa,
con sus característicos regateos, y evitaremos decepciones si compramos algo
demasiado caro respecto a otros puestos o de peor calidad.

Javier y yo estuvimos una semana por lo que pudimos descubrir y redescubrir
los zocos tranquilamente. Fuimos apuntando en un plano las tiendas o zonas
donde se encontraban los artículos que más nos gustaron y, aunque luego no
resulta fácil encontrar algunas calles en las que ya se ha estado, apuntando
alguna característica o referencia es posible conseguirlo.




Yo tenía especial interés en encontrar el zoco de artesanos, agrupados por
gremios, que se encuentra al norte de la Plaza Jemaa El-Fna.

Está poco localizable entre los callejones con tiendas, normalmente en
pequeñas plazas o espacios con algo más de amplitud.

No es fácil encontrar algunos y preguntar no es la opción porque siempre
intentarán cobrarte algo por la información o por hacer de guía hasta el lugar.
Incluso si no preguntas pero te ven con planos y algo perdido se ofrecen, 
amablemente pero con la intención de conseguir algún beneficio como que
compres en alguna tienda a la que te lleven y así ellos consiguen una comisión.




En las dos imágenes anteriores podéis ver el zoco de herreros donde se fabrican
las típicas lámparas marroquíes pero también muebles de plena tendencia.

 ¿Veis las réplicas del sillón mariposa (BKF) o de la silla y el sillón Diamond Bertoia?





El zoco de curtidores me pareció de lo más interesante aunque reconozco que
no está hecho para narices exquisitas.

Es frecuente encontrar en la calle trozos de piel tintada secándose al sol.




Aquí fabrican las babuchas o las botas de estilo boho que combinan cuero y
tejido marroquí.

En la siguiente fotografía unas botas esperando que les pongan las suelas.





Pero, sin duda, lo que más me gustó fue el zoco de tintoreros: maravillosas
lanas y tejidos coloreados, secándose al sol, iban apareciendo entre el vapor de
la cocción de los tintes, creando un ambiente mágico que en algunos momentos
me hicieron pensar en la India













Tuvimos la oportunidad de entrar en un taller de tintura donde nos mostraron
cómo el color del tinte en polvo no siempre correspondía al color que luego
proporcionaba al tejido.

Y se empeñaron en ponerme un pañuelo como turbante al estilo tuareg ;-)




Otras compras características del mercado marroquí son las esencias y los
cosméticos.

Encontramos un "laboratorio" que creaba sus propias fórmulas curativas con
productos de origen orgánico.




Adquirimos una crema para pieles atópicas bastante maloliente por llevar
azufre pero realmente efectiva y, por supuesto, aceite de argán que extraían
ellos mismos con un pequeño molino de piedra como podéis ver en la
primera y la última fotografía del post.




En realidad, con la globalización, es fácil encontrar cualquier producto marroquí
sin visitar Marruecos pero, reconozcámoslo, adquirir un producto en su lugar de
origen siempre hace más ilusión y, si lo conseguimos muchísimo más barato,
ya ni lo dudamos. Con lo que nos ahorramos en una alfombra nos hacemos el
viaje ;-)

Además de trabajos en cuero, lámparas o muebles de metal, son muchos los
objetos fabricados en Marruecos con los que podemos dar un toque étnico a
nuestra decoración: alfombras, cestería, trabajos en madera, cerámica,
cristalería, tejidos...

Espero que os haya gustado este recorrido por los zocos de Marrakech y os
animéis a visitar esta exótica ciudad rosa. Yo he estado en dos ocasiones y
ya tengo ganas de volver.



miércoles, 7 de febrero de 2018

DecoTheCo, un nuevo concepto de decoración online



Me encanta la gente creativa y emprendedora que se entusiasma con un
proyecto y lo cuida hasta el más mínimo detalle porque finalmente son los
detalles los que, creo, marcan la diferencia.

Por eso cuando el equipo de DecoTheCo se puso en contacto conmigo para
presentarme su proyecto no dudé en conocerlo, hacerme eco del mismo y
empezar a formar parte de lo que ellos llaman la revolución Deco.



DecoTheCo es la primera plataforma en España donde gestionar proyectos de 
decoración 100% online, a precio cerrado y muy ajustado.



Cuentan con decoradores especializados en distintos estilos, algunos de ellos
reconocidos bloggers, que nos ayudarán a transformar nuestra casa en un
espacio acogedor y personalizado, un auténtico hogar en definitiva.

Utilizar un servicio de decoración online tiene sus ventajas, es rápido,
personalizado, cómodo y a precio cerrado.

A través de siete sencillos pasos la web de DecoTheCo nos va guiando para
conseguir ir dando forma y visualizando el proyecto.

Lo primero que nos proponen es que descubramos nuestro propio estilo
creando un moodboard. Este paso es seguramente el más importante
pues frecuentemente tenemos una idea de lo que queremos pero no
sabemos expresarla ni definirla. A través de este tablero de inspiración
los profesionales de DecoTheCo conocerán aquello que nos gusta y
empezarán a orientarnos para conseguir nuestro hogar ideal.



Disfruté mucho haciendo mi tablero porque en el proceso no sólo tienen en
cuenta la decoración en sí misma sino las sensaciones que estás buscando
para tu casa. 

Es muy divertido y os animo a que hagáis el vuestro: es gratis y podéis
descargaros el moodboard (aquí)



DecoTheCo propone una decoración vinculada al lifestyle y eso para mí es
muy importante pues es, en todo momento, lo que intento poner en práctica
a la hora de decorar mi hogar.


Como os decía al principio, son los detalles los que realmente cuentan,
el aura que envuelve a espacios y muebles, las sensaciones que transmite
un ambiente y nos hacen sentir cómodos y protegidos vinculándonos a un
determinado modo de vida.

Ese es, creo yo, el concepto de hogar y la finalidad de la decoración.



Estaba tan inspirada que decidí rodar un vídeo en el que mostraros las dos
pequeñas piezas que DecoTheDeco me mandó para presentarme su proyecto:
una totebag y una tacita de peltre personalizadas con su logo y eslogan
#dontworrybedeco.


Son divinas, ¿no os parece?
¡Cuestión de detalles, como os contaba!





Espero que os haya gustado para mí fue realmente inspirador hacerlo e ir
aprendiendo y perfeccionando todo lo que conlleva rodar y editar un vídeo.



martes, 30 de enero de 2018

Florida water, más que un agua de colonia



A primera vista parece un botellín de cerveza Coronita, pero no, es un agua de
colonia muy especial.

Nunca había oído hablar antes del Agua de Florida. Fue en ambos post
de dos de mis blogueras de referencia, Kristin Krickelin y Sofía Mokkasin,
que me enteré de la existencia de esta legendaria colonia a la que se otorga
poderes espirituales y sanadores.

Florida Water es la versión estadounidense de la clásica Eau de Cologne

 y fue presentada en Nueva York hacia 1800 por los perfumistas Murray

 y Lanman. Es conocida por su refrescante aroma cítrico, más afrutado

 que el del agua de colonia al incluir también naranja, y por sus fuertes

 propiedades refrescantes y tónicas.


Conocida como el "perfume más popular en el mundo", lleva el nombre de la
legendaria Fuente de la Juventud que supuestamente se localizaba en Florida.

La base de su fórmula es el alcohol con una mezcla de aceites esenciales
disueltos (limón, naranja y lavanda), almizcle, benjui y ámbar. Además de
perfumar, inicialmente se publicitó para curar el dolor de cabeza y calmar
la fiebre. Imagino un brebaje curatodo vendido por charlatanes como solía
ser frecuente en la publicidad de los productos de la época.

Se hizo rápidamente muy popular, sobre todo en la zona de Nueva Orleans
donde empezó a ser utilizada en rituales sanadores, atribuyéndole propiedades
mágicas y beneficios espirituales.

Poco a poco su uso se fue extendiendo por América Latina, tanto por sus
propiedades refrescantes frente al calor como por sus supuestos poderes
esotéricos.


Donde no imaginé que la descubriría es en blogs suecos del siglo XXI:
Kristin y Sofía visitaban un establecimiento recién abierto en Estocolmo,
Bodhish, dedicado al cuidado de cuerpo y espíritu con prácticas como
yoga y con productos naturales y saludables para el cuerpo y la mente.

Sanna, la dueña del espacio, les enseñaba los pasos de un ritual de limpieza
energética con Florida Water.


No era mi intención hacerme con una de estas botellitas y probarla pero hace
poco vi que la vendían en Cosmo Cash & Carry donde suelo comprar alimentos
y productos orientales y latinos. Por sólo 3,50 € quien no tiene este legendario
elixir decimonónico.

Tiene un aroma agradable, quizás un poco empalagoso pero como es agua de
colonia se va en poco tiempo y es ciertamente refrescante. No he realizado
ningún ritual (no me veo dando saltitos y haciendo aspavientos con las manos)
pero sí que lo he utilizado en un quemador de esencias y lo he paseado por la
casa para aromatizarla.

No creo que tenga propiedades mágicas aunque la aromaterapia ya es en sí
misma buena para hacernos sentir mejor.

¿Conocías el Agua de Florida?