lunes, 7 de julio de 2014

Una biblioteca y un jardín





Siempre he estado rodeada de libros...

Mi padre, lector compulsivo, tiene hoy día una biblioteca personal
importante fruto de haber buscado y adquirido libros de viejo y libros
nuevos que prácticamente ha leído en su totalidad.

Quienes me seguís habitualmente sabéis que ya no puede leer libros
físicos, ha perdido prácticamente la vista y de sus dos pasiones, pintura
y lectura, ha tenido que renunciar a la primera pero en absoluto a la
segunda gracias a su empeño y a las nuevas tecnologías.

Ahora sus libros tienen otros soportes, los lee en línea o los adquiere en CD.
Lee y relee porque ha vuelto incluso a hacerse con sus clásicos preferidos.

Su pasión por la lectura es tal que, teniendo en cuenta sus dificultades por
edad y por su problema de visión, ha conseguido un sorprendente nivel de
usuario en nuevas tecnologías.

Sus nietos son ahora sus profesores de informática, sus bibliotecarios
ordenando y colocando CD's. Aunque a veces se quejan de ser
bibliotecarios/lazarillos sé que en el fondo están orgullosos y que
recordarán estos momentos de manera especial en el futuro.




Desde siempre me han entusiasmado las bibliotecas, aunque nunca
hubiera pensado que se convertirían en mi lugar de trabajo.

Recuerdo que durante la carrera, mientras esperaba que me subieran
algún libro de depósito en la biblioteca de Geografía e Historia de la
Universidad Complutense de Madrid, donde estudié Historia Antigua y
Arqueológia y cuyas imágenes acompañan el post de hoy, pensaba en
lo aburrida que sería la profesión del bibliotecario.

Entonces yo me imaginaba excavando, decubriendo Sisapo, la antigua
ciudad ibero-romana responsable de las importantes minas de cinabrio
de mi pueblo que aún no ha sido fehacientemente localizada.




Pero la vida acaba llevándonos a veces por derroteros diferentes
a los que nos proponemos.

De la arqueología difícilmente se vive, la opción de decantarme por
la docencia la desestimé siempre (sé que no hubiera sido una buena
docente) y el mundo de las bibliotecas apareció entonces como alternativa
que me permitiría estar cerca del mundo académico y la investigación.

Así pues oposité a bibliotecas y descubrí un mundo infinito de
posibilidades para alguien inquieto e imaginativo como yo.

El mundo entero, el universo completo accesible en forma de libros.





Decía Cicerón...

Estoy totalmente de acuerdo con él: tengo la suerte de "tener" la
segunda biblioteca más importante del país, la BUC (Biblioteca de la
Universidad Complutense), situada en Ciudad Universitaria, un entorno
idílico, verde, lleno de árboles, plantas y flores.

Tengo una gran biblioteca y un gran jardín.

¡Realmente soy una persona afortunada!






Pero no es sólo mía, es una biblioteca de todos, cualquier persona
tiene acceso a ella, a consultar sus fondos, a disfrutar de su entorno.

Es una biblioteca pública, patrimonio de todos los españoles y de libre
acceso a cualquier persona de cualquier lugar o condición que tenga
inquietudes, ganas de saber, de descubrir...





¡Realmente somos afortunados de vivir en un país donde
el saber está al alcance de todos!


No lo olvidemos...







15 comentarios:

  1. Como me ha gustado este post Piola! Ya sabes lo que siento por los libros, la lectura, las bibliotecas y los jardines, no puedo estar mas contigo en este tema!
    Siempre te he dicho la suerte que tienes al convivir cada dia con esa fabulosa biblioteca, a mi siempre me han parecido lugares magicos!
    Y a tu padre felicitalo, por su fuerza y valor, es impresionante!!!
    Gracias por un post tan bonito!!
    Besos!
    Nika

    ResponderEliminar
  2. Conmovedor post Piola el de hoy. Tu relato sobre tu padre y su amor por la cultura y las artes lo hacen entrañable y tu descripción de tu lugar de trabajo lo convierte en un lugar con ganas de ser visitado. Es verdad que debemos dar gracias por vivir en lugares donde la posibilidad de la cultura está a manos de todos, eso es lo que más me gusta de vivir en una ciudad como Buenos Aires, museos, galerías de arte, cafés literarios por todos lados, solo es cuestión de querer!

    ResponderEliminar
  3. Preciosa esta entrada, esas fotos, esa ventana al jardín, esos libros de tanta historia.. no se puede pedir más ^^

    me gustan las librerías, lo que cuentan...
    la tuya excepcional !!

    bsss

    ^^

    ResponderEliminar
  4. Yo que soy de natural curiosa,tengo una sana envidia de tu trabajo,poder tocar,oler y ojear tanta palabra,tanto sentimiento ,tanta sabiduría,pensamientos a lo largo de la vida y de la historia humana... eres una mujer con suerte mi estimada Piola ;-)

    ResponderEliminar
  5. Preciosa entrada, llena de sentirmiento y ternura. Besos

    ResponderEliminar
  6. ¡¡Muchas gracias por hacerme disfrutar tantisimo con este post dedicado a los libros!! Yo tambien soy de Geografia e Historia aunque mi especialidad es Historia del Arte.
    Besitos

    ResponderEliminar
  7. Oh Piola que post más bello no s has traído hoy, realmente emocionante lo que describes, y esa parte de tu intimidad que compartes...
    Gracias por estar ahí ;-)

    ResponderEliminar
  8. que hermoso post Piola!! entiendo que tu papá se las haya rebuscado para seguir leyendo como sea! Es tan grande el placer y el mundo que nos abren los libros! es verdad que no nos damos cuentas lo afortunados que somos de tener libros en casa, bibliotecas y librerias cerca... beso grande!

    ResponderEliminar
  9. Preciosa entrada Piola!! Qué ternura nos entra cuando hablamos de nuestros padres verdad!
    Un besito.

    ResponderEliminar
  10. Un post muy especial, los libros y la naturaleza, perfecta combinación. Mi padre comparte el mismo gusto que el tuyo, tiene una interesante biblioteca. Desde su jubilación hace años ya, se ha dedicado a leerlos, uno a uno, varios a la vez, según le va apeteciendo, ahora tiene tiempo, le dificulta la visión también pero bueno se apaña.
    Yo he estado siempre rodeada de esos libros, tanto que los tiempos que estaba fuera por motivos laborales era una de las cosas que más echaba de menos........... estar en su pequeño despacho rodeada de libros.

    Los libros contienen historias maravillosas y además nos arropan y nos dan calor.!!

    Bss

    ResponderEliminar
  11. Qué gozada de entrada Piola: la idea que transmites, tu forma de expresarla las imágenes...

    ResponderEliminar
  12. Piola tu lugar de trabajo me produce mucha envidia...sería feliz de perderme entre libros viejos y nuevos...
    creo que como bien dices somos afortunados de poder acceder a los conocimientos...
    En cuanto a tu padre, admiro su tensón y el mantener su pasión por los libros a pesar de su ceguera...
    seguro que sus nietos están encantados de servirle de ayuda, aunque proteste un poco...
    Quizá lo de buscar Sisapo puedas hacerlo cuando te jubiles...no pierdas ese sueño.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Perfección y detalles en cada rincón que tocas con tu cámara, siempre un placer pasarse por aquí.

    ResponderEliminar
  14. Me encantó esta entrada Píola! Mi padre, como el tuyo, es un lector compulsivo y en casa de mis padres destinaron dos salas contiguas a biblioteca. Allí estudiabamos mi hermana y yo, que siempre nos consideramos unas privilegiadas por tener ese espacio tan estupendo para leer, estudiar y trabajar con los compañeros de clase. Lo que no teníamos era un jardín... sólo un balcón son alguna macetilla.. pero ya sabes el que no se consuela es porque no quiere. Un beso, preciosa!

    ResponderEliminar

Cuéntanos...