lunes, 19 de octubre de 2015

Patata morada michuñe



Mis amigos Javier y Belén tienen huerto urbano desde hace mucho tiempo.
Antes de que el término se acuñase como tal y se pusiera tan de moda.

Javier cuida especialmente que los alimentos que consumen sean orgánicos y
la mejor manera de estar seguro de ello es cultivarlos uno mismo.

El concepto slow life parece haberse creado para él, ¿verdad, Belén?.

Apasionado de la cocina, los bonsais, la fotografía, huerting,
pintura, restauración de libros antiguos (su profesión), sus hijos y
su chica, encuentra tiempo para todo y nunca parece tener prisa.

De mayor quiero ser como él, aunque llevo bastante retraso porque
debemos ser de la misma edad ;-)


El otro día Belén me regalaba unas patatas "raras" que Javier había cultivado.
Pequeñas, de piel oscura y forma alargada, me comentaba que vulgarmente
se conocen como "caca de gato" por su forma.

También me dijo que me sorprenderían gratamente una vez cocinadas y
me dejaba con la incertidumbre del porqué.

Me aconsejó que las lavara bien antes de cocinarlas y así lo hice.
La piel casi negra se hizo entonces más patente.


Las hice cocidas y al pelarlas descubrí la grata sorpresa de la que me
hablaba Belén: su color es de un morado intenso por fuera, aclárandose
hacia el interior.

¡Unas patatas preciosas!
Nunca imaginé que utilizaría este adjetivo para referirme a un tubérculo.


Busqué información en la red sobre estas papas y descubrí que es
una variedad procedente de la isla de Chiloé, al sur de Chile.

Oriundas del continente Americano y traídas a Europa por Colón,
existen muchas variedades de patatas. Sólo en Chile hay más de
trescientas y la patata chilota es una de las mas características
y sabrosas, de modo que su cultivo está protegido y se encuentra
en proceso para conseguir su denominación de origen.

De formas caprichosas, colores sorprendentes, gran contenido
en antioxidantes, intensos sabores y una textura compacta, las
patatas michuñe, como se las conoce en su tierra de origen,
se han convertido en un ingrediente gastronómico muy solicitado.

Las más conocidas son la michuñe roja de sabor dulzón, la michuñe
azul con sabor a nuez, la clavela que es parecida a la patata común
pero con un toque de sabor cítrico y la bruja morada de intenso sabor y
que, tras probarla, yo diría que recuerda en textura y sabor a la
castaña cocida.

En el entorno gastronómico se la conoce como patata Vitelotte,
Trufa de China, Négresse, patata morada, negra o azul.


Simplemente al vapor o cocidas, apenas si necesitan aderezo.

Con sal, si es flor de sal mejor que mejor, aceite y un poco de
pimentón están exquisitas.


O mejor aún, calentitas y con un toquecito de mantequilla salada...
Ummm, pura delicatessen.

¡Gracias chicos por pensar en el blog para compartir este alimento!

22 comentarios:

  1. Vayaaaa.qué lindas estas papas, no había oído hablar de ellas nunca, aunque en las islas hay también una variedad de papas feítas que están de muerrrrte!!
    Lo cierto es que se me ha hecho la boca agua pensando en una papita de esas, calentita con mantequilla salada, ummmm....Y eso que es la hora que es, ejem.....

    Otra cosa también es lo fotogénicas que son, mira el tremendo post que te ha salido, Piola. Claro, con tu maestría a la hora de inmortalizar lo que se te ponga por delante....
    Gracias a tus amigos con su huertito urbano (qué envidia de la buena) y a ti por mostrarnos esta variedad de tubérculo!!!
    Besotess y que disfrutes una semanita estupléndida,

    Menchu

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! Solamente conocía las de Francia, no sabía que había estas de Chile, no sé si las venden en Barcelona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no las había visto nunca, éstas son de cultivo propio como cuento, pero imagino que en los mercados de comida orgánica no será difícil encontrarlas. ¡Feliz día!

      Eliminar
    2. Sí! Si las venden en Barcelona. En el consum y otros supermercados. Se llama vitelotte. Yo compré unas en una feria artesanal, orgánicas, y eran idénticas a las chilotas. Fui feliz.

      Eliminar
  3. Parecen de mentira, que preciosas son!! Qué color tan especial seguro que al principio asusta! Cuando has dicho pimentón se me hace la boca agua, como me gusta esa combinación de aceite virgen extra y pimentón, la utilizo hasta para la ensalada sencilla de tomate lechuga y cebolla, es delicioso!!
    Muchos besos!

    ResponderEliminar
  4. Has hecho un post precioso de algo sencillo, sencillo.
    Cada vez haces mejores fotos.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por las pataras, Belén, a ti y a tu chico: estaban riquísimas y he disfrutado fotografiándolas como una enana ;-)

      Eliminar
  5. Parecen de juguete esas patatas, verlas con ese colorido me ha sorprendido, como cuando tomas arroz negro, je, je...no las he probado y habrá que hacerlo ya!!
    Bss

    ResponderEliminar
  6. ¡Son alucinantes!. He tenido la suerte de probarlas en un viaje en ensalada. Me resultaron sabrosísimas y además a nosotras que disfrutamos con la composición de nuestras mesas, le dan un aire precioso, dicho sea de paso. Son un acierto. La pega es que no son muy fáciles de encontrar.
    Muchos besos.
    María

    ResponderEliminar
  7. ¡¡Que ricas!! Te felicito porque has pintado este plato: realmente parece un cuadro con esa explosion de color (e imagino que de sabor).
    Besitos

    ResponderEliminar
  8. Qué maravilla!!! Felicidades por el post y por esos amigos que tienes. Un besazo

    ResponderEliminar
  9. Qué bien tener amigos que compartan sus ricos alimentos contigo. Lo cultivado en casa sabe mejor,verdad?
    Yo las habia visto alguna vez pero ni idea de su nombre ni sabor....la próxima compraré y las pruebo. Gracias por toda la info. Unas fotos chulisimas.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Hola Piola esas patatas efectivamente son de nuestro país específicamente de Chiloe ,, yo las consumo seguido pero nunca las vi tan moradas , por acá son entre rosa y lila pero no tan oscuras , en todo caso son riquísimas ,,

    ResponderEliminar
  11. Es la primera vez que las veo y que bonitas!!! Un plato con una pinta buenísima, eso debía de estar bien rico.

    ResponderEliminar
  12. Hola soy el papá de las papas. Me enorgullece verlas tan bonitas y famosas gracias a mi amiga Pilar. Son tan buenas porque se hacen mucho de rogar y desde que se plantan hasta que se sacan han pasado 7 meses. Otras variedades, a los 90 días tienes para sacar, pero... las prisas se pagan amigas. Piola, prepárate para otro post suculento de... ¿calabaza?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué sorpresa tan agradable tenerte como comentarista, además de "proveedor", Javi!!! 😉
      Según nos cuentas son auténticas patatas slow food y ya se sabe que aquello que se hace esperar y se gesta a fuego lento es siempre mejor.
      Wow, ahora calabazas orgánicas de huerting propio: creo que debería darte una sección en el blog para que cada mes nos dejes CON LA BOCA ABIERTA Sería un buen título, que no?

      Eliminar
  13. Buenos días de martes ,hoy aparezco por aquí y veo unas patatas raras y como sabes de mi vida huertil he flipado,en mi vida había visto esas patatas( caca de gato, jeje) quitamos la huerta de verano hace mas de un mes por culpa de los pulgones y se nos quitaron las ganas de poner de invierno pero viendo esas monadas me remuerde la conciencia de no haber aprovechado la tierra ,veremos si en primavera mi huertica a está otra vez operativa. Suuuuuperabrazo. E

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues esta temporada la dejáis en barbecho, que se regenere, y en primavera seguro que crece todo mejor, Elena ^-^
      Superabrazo de martes!

      Eliminar
  14. Dignas de fotografiar, pero rapidito para que no se enfríen.
    Un beso, Piola

    Buen día!

    ResponderEliminar
  15. Espectaculares Piola !! Las patatas y la fotografía !! Y es que a mi me encantan los tonos morados, y las patatas, dan ganas de coger una y comérsela, pero no se puede que penita !!!.

    Las dos últimas fotos impresionantes. El contraste del morado con el color del pimentón. Genial.

    Estaría muy bien esa nueva faceta culinaria en el blog, jeje, voto por ello !!

    Besinos

    ResponderEliminar
  16. No las conocía! Deben ser riquisimas! es increible la variedad de papas que hay, y aunque estemos cerca de Chile, Peru e incluso en nuestro Norte donde se cultivan mucho, aca a Buenos Aires no llegan tantas variedades. Un beso!

    ResponderEliminar
  17. Yo tampoco las conocía, pero tienen que estar riquísimas!
    decorando de corazón

    ResponderEliminar

Cuéntanos...