lunes, 30 de enero de 2017

Le Jardin, un restaurante imperdible en Marrakech



Son tantos y tan divinos los sitios que descubrimos durante nuestro viaje a
Marrakech en estas últimas vacaciones navideñas que, la verdad, me ha
costado elegir por cuál empezar.

Quizás influenciada por Greenery, el color Pantone 2017, me he decidido a mostraros 

primero este restaurante donde el verde, en prácticamente todas sus variantes, está 

presente: Le Jardin, espacio imperdible situado en un maravilloso entorno, con una 

decoración muy cuidada, exquisita carta de fusión marroquí/occidental y un agradable 

servicio.



Al igual que otros dos de los restaurantes más conocidos de Marrakech, Café
des Épices y Nomad (de los que os hablaré más adelante), Le Jardin es un
espacio creado por Kamal Laftimi quien, junto a la arquitecta de interiores Anne
Favier, ha conseguido un verdadero oasis a partir de un edificio del siglo XVI
bellamente renovado.

Escondido entre las laberínticas calles del zoco (souk) Chérifia, tras una
pequeña y sencilla puerta se accede a un exuberante patio/jardín rodeado
por el majestuoso edificio. 

El diseño sigue el espíritu de los años 60 y 70, época de apogeo de Marrakech,
con una combinación de estilo marroquí y europeo chic.


En la entrada encontramos una pequeña tienda de productos orgánicos de
temporada propios de la zona.

Y un precioso rincón decorado con libros y leña.



El  patio central, exuberante de vegetación, cuenta con diversos espacios
para comer o bien tomar un té u otra bebida en butacas bajas.










Para subir a la terraza hay que atravesar una magnífica galería, luminosa y colorida.



Acogedora, ¿verdad?



Y subiendo un tramo de escalera más llegamos a la terraza.




Un gran espacio abierto y una nueva galería.

Verde por todos lados, luz y sombreros de paja con el nombre bordado del
restaurante, como es costumbre en casi todos los establecimientos con terraza
de Marrakech.






En Le Jardín podemos encontrar también una tienda con diseños de Norya
Ayron (me encantan sus kimonos largos).


Le Jardín fue uno de los espacios que más nos gustó,
¿entendéis porqué, verdad?

10 comentarios:

  1. Vaya, qué sitio tan exquisito Piola. Ojalá pueda visitarlo pronto. Unas fotos preciosas.

    ResponderEliminar
  2. Lo cierto es que es un sitio de ensueño, Piola, al que nos encantaría volver...

    Un beso grande de las dos y feliz semana

    J&Y

    ResponderEliminar
  3. Tengo que volver a decírtelo, Piola. Que sitios tan fantásticos conocemos gracias a ti. Un lugar espectacular, que invita a pasar allì un agradable y placentero rato. Tus imágenes, como siempre, espectaculares.
    Un beso.
    Marìa

    ResponderEliminar
  4. No me extraña que os encantará,verde por todos los lados,preciosas plantas aunque no son su mejor momento y una decoración exquisita,el lugar transmite una tranquilidad increíble, muchas gracias guapetona,todo un regalo.Besazos. E

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por acompañarnos, Elena!!!!
      <3

      Eliminar
  5. Un verdadero oasis, no podria haber pensado una mejor definición que la tuya. Qué ganas me da de visitarlo! Poné más sobre tus vacaciones que tengo que planear las mias!

    ResponderEliminar
  6. Claro que no es de extrañar que os enamoraseis de este lugar. A mí también me ha deslumbrado, especialmente la galería, que invita a recostarse y disfrutar de esa luz tan bonita y la tranquilidad que se respira.
    Gracias por mostrarnos siempre fantásticas opciones muy a tener en cuenta en un futuro viaje. Este restaurante es para empezar con el desayuno y pasar el día entero disfrutándolo hasta la cena.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  7. Pues un lugar lleno de màgia,ahora ese camarero,que aparece en tantas fotos me ha encantado,el color,la luz el ambiente.. La foto de javier mimetizandose con los verdes.. Explendoroso.. Un beso Piola :)

    ResponderEliminar
  8. Me enamoré de ése lugar! y esos cerámicos verdes por todos lados... divinos!!! Gracias por compartirlo! besos!

    ResponderEliminar
  9. Un lugar con una decoración exquisita y muy exótica. El verde le da frescura y elegancia combinado con el mobiliario en negro. Seguro que además se come de maravilla. Encima con una tienda para comprar algún souvenir. No me extraña que sea de vuestros lugares preferidos. Las fotografías como siempre son preciosas. Besos.

    ResponderEliminar

Cuéntanos...