miércoles, 26 de abril de 2017

Nuevas plantas de tendencia en decoración



Últimamente tengo una necesidad casi existencial de verde. No me estoy
refiriendo al color Greenery como tendencia al de ser elegido color del año
2017 por Pantone, que además, sino al verde como contacto con lo más
primario, la Naturaleza, y la necesidad de rodearme de todo aquello que
me aproxime a ella.

Cerca de mi casa ha abierto una gran tienda dedicada a plantas y animales,
por la que paso cada vez que voy a rehabilitación. Podéis imaginar la tentación.

Antes, cuando quería comprar una planta especial debía desplazarme a un
vivero lo que significaba tener que coger el coche y salir fuera de Madrid.
Ahora esta tienda me tienta cada vez que paso por delante: como sus precios
están bastante bien respecto a otras floristerías de la capital, acabo entrando y
comprando alguna planta o flor cortada. 

La tienda se llama Verdecora, está en el número 158 de la calle Bravo Murillo y
abre todos los días del año excepto Navidad, Año Nuevo y Reyes. A finales de
este mes tienen prevista la apertura de otra sucursal en la calle Alcalá, 108.


Quería conseguir hace bastante tiempo un Senecio Rowleyanus, también
conocido como Planta del Rosario, Alberjita o Arbejita, pero no lo encontraba
en las floristerías que conocía, ni tampoco encontré el momento de acercarme
a un vivero tal y como ha acontecido mi vida en los últimos meses.

Cuando descubrí esta nueva tienda pregunte por él y lo tenían, a muy buen
precio por cierto (7,99 €).

Es una planta colgante muy decorativa gracias a sus originales hojas carnosas,
casi esféricas que parecen bolitas.

He estado buscando consejos para su cuidado y los comparto con vosotros por
si tenéis una o estáis pensando en comprarla.

Prefiere una exposición de sombra clara aunque también puede colocarse en
un lugar soleado si aumentamos la frecuencia de los riegos. En sombra bastará
con regar una vez a la semana y en cualquier caso abonaremos en primavera.

Se reproduce fácilmente por esqueje de tallo que presenten raíces adventicias.
Un buen tip que he leído por la red es colocar una maceta con tierra al lado o
debajo de la planta y poner un tallo colgante en contacto con la tierra de esa
maceta hasta que enraíce y después cortar para separar la nueva planta.


Este es el aspecto que presenta mi Senecio colgado en el macetero de
macramé que hice con cordón de sisal, ¿recordáis?

Espero conservarlo con tan buen aspecto bastante tiempo y quizás,
incluso, conseguir sacar algunos esquejes


He ido comprando otras tres nuevas plantas en Verdecora: un helecho,
un Chique o Pilea Glauca (4,99€ cada una) y una pequeña plantita tipo
musgo (1,19€)

El helecho prefiere las zonas muy luminosas pero sin sol directo, así como
tierra húmeda pero no encharcada.

En cuanto a la Pilea, yo buscaba la variedad Peperomioides (Planta china del
dinero) que es frecuente ver en blogs de decoración y tiene un porte oriental
que me encanta, pero en ese momento no la tenían y me mostraron la Pilea
Glauca con sus tallos colgantes y sus hojitas como confetti verde. Me encantó y
me la traje a casa sin dudarlo.

Al igual que el helecho, la Pilea necesita riegos frecuentes pero sin dejar que el
agua se estanque en el fondo de la maceta. También gusta de luz abundante
pero indirecta o suavemente tamizada, evitando el sol directo.

Así pues las he puesto juntas, al lado de la ventana del salón por la que entra
mucha luz pero matizada por las cortina.


Desconozco el nombre de la planta tipo musgo (en el recipiente sólo ponía
planta verde). Tiene minúsculas ramitas como de perejil moteado.

Imagino que los cuidados que necesite serán parecidos a los de las otras
plantas de interior por lo que la colocado junto a las otras.

Me hice con dos pequeñas macetas de terracota vieja, una para el musgo y otro
para Ives, el pequeño esqueje de Candelabra Tree que traje de Marakech.
Me encanta el aspecto sencillo y decadente de estos tiestos.



También he tomado esquejes de la hiedra que tengo colgada actualmente
en la pared azul, los he puesto en agua y ya están echando raíces.

Adoro observar cómo las plantas van poco a poco desarrollándose y agarrándose a la vida.


Puede parecer que soy una gran conocedora del mundo de las plantas y que
tengo mano verde pero no es así, intento aprender porque fácilmente se me
estropean y mueren, creo que por exceso de cuidados y atención. 

Un consejo de mi madre (ella sí tiene mano verde) es que no las agobie, que las observe y 

sea cauta con los riegos, mejor por defecto que por exceso.

¡Y que les haga cosquillitas!: arañar superficialmente la tierra para para escarificar 

(remover la tierra para airearla) y comprobar si está húmeda pero no encharcada.


¿A vosotros se os dan bien las plantas?
¿Qué trucos tenéis?

Seguro que vuestros consejos me serán útiles, soy toda oídos.


15 comentarios:

  1. Me encanta esa planta Piola, y no la encuentro en ninguna floristería! Hay una en un balcón de un bajo cerca de mi casa, y cada vez que paso me afloran intenciones delictivas de hurtar un esqueje, pero me da vergüenza porque es una zona muy transitada. Pero igual una noche, cuando todos los gatos son pardos...:-)
    Precioso rincón Piola! (como todo lo que nos muestras).

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No eres la única ladronzuela de esquejes, Silvia, yo suelo hacerlo (he llegado a traerme esquejes de California o de Marrakech), lo aprendí de mi madre y sé de algunas lectoras del blog que también lo practican porque lo han comentado en alguna ocasión cuando ha salido el tema. Coger un trocito de planta para reproducirlo debería ser un deporte nacional (risas) fíjate que en Suecia hay plantas que tienen una vida de más de doscientos años a partir de esquejes repartidos entre vecinos y se realizan seguimientos como si de árboles genealógicos se tratara.
      Siempre es un placer recibirte en esta casa, Silvia <3

      Eliminar
  2. Creo que los consejos de tu madre manos verdes son los adecuados,mover la tierra es genial,no lo hacemos en la huerta? Nada más ver la primera foto me ha llamado la atención la planta rosario de hecho estuve a punto de comprarla y la tengo en mi lista verde,jaja. Siempre aprendemos cosas,gracias Piola! Un Superabrazo. E

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Justamente se trata de oxigenar la tierra y evitar las escaras que se producen en la superficie, Elena, como en la huerta o en el jardín.
      Superabrazo de miércoles <3

      Eliminar
  3. Hola Piola, espero que poco a poco vayas mejor tanto a nivel físico como psicológico. Hay que quedarse con los buenos momentos que hemos tenido. Las plantas son muy chulas, me gustan mucho. Yo también estoy en modo verde, me gustan mucho. Mi piso es pequeño y no tiene balcón, ni terracita ni nada que se le parezca. Así que me las he ingeniado para poner unas baldas en las ventanas (a modo escandinavo) y ahí tengo mi pequeño oasis. Me relaja cuidarlas, regarlas y verlas como van creciendo. Ah!!! yo también soy de coger esquejes, aunque yo lo llamo: propagar la espécie de manera sostenible.
    Muchos ánimos desde Sabadell, Barcelona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces como el mío sin un espacio exterior más que los alfeizares de las ventanas.
      La idea de las baldas al estilo nórdico yo también me lo había planteado y lo mismo me animo sabiendo que tú has podido crear allí tu pequeña jungla urbana.
      Muy bueno lo de propagar la especie de manera sostenible, ya que no podemos plantar árboles (yo dejé algunos plantados por mí en mi antiguo jardín) ponemos nuestro granito de arena ecofriendly con las plantas.
      Gracias por pasar, comentar y por tus palabras de ánimo. Besazos

      Eliminar
  4. Pues mira que yo hace algùn tiempo te dije que era negada para als plantas,pero tu madre tiene razòn y desde hace ya un par de años,tenemos la terraza del àtico llena de plantas. Me gustan mucho las aromàticas,tengo romero,menta,orègano,limoncillo y hierbaluisa entre otras.. Unas cuantas enredaderas que voy guiando en una escalera de madera para hacer unmuro verde,un par de aloe,dulcamara,calas,una planta de ajì ( que me provee de guindillas)y otras tantas que me dan flores de colores y alegran la vista.. Todas de exterior unas de sol y otras de sombra,con el tieempo he empezado y aprendido a entenderlas y quererlas al igual que a mis niñas peludas,cierto es que el agua de a poquito y ellas te van diciendo lo que necesitan... otra cosa,si tienes necesidad de verde,este paìs te iba a dejar loca... Miles de besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En un país con selva tienes tu propia jungla urbana: qué lujazo, Helen!! 😍😘

      Eliminar
  5. Nosotras para la botánica somos nulas, incapaces de llamar a las plantas por su nombre original... ¡Por eso nos maravilla cuando vemos la facilidad con que las nombras y apellidas! Nos gustan mucho tus nuevas amigas y el mimo y cariño con el que te refieres a ellas. Seguro que, con tus cuidados, conseguirás hermosas macetas. Nosotras vamos a seguir el consejo de tu madre; ¡eso de hacerles cosquillitas nos ha gustado!

    Besos mil de las dos

    J&Y

    ResponderEliminar
  6. Verdecora es mi perdición Piola. Entrar allì y quererlo todo, es todo uno......Las múltiples variedades vegetales que tienen siempre están muy sanas y viven mucho tiempo y los elementos decorativos son monìsimos. Yo frecuento la que está al lado de mi casa en Torrelodones. Hasta libros tienen!!!!!.
    Muchos besos.
    Marìa

    ResponderEliminar
  7. Yo para la botánica y jardinería soy un cero a la izquierda, pero lo que sí te digo es que ese rincón verde de tu casa me ha dejado enamorada,Piola.;))
    Verde es vida.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  8. Yo estoy a full con las plantas Piola, no es cierto que son todo un desafío y un placer enorme??? Por supuesto me mata la ansiedad, las quiero ver crecer enseguida y ellas se toman su tiempo! Todavia no me he atrvido a plantas que requieren cuidado, solo a los cactus, las suculentas y algún gajito que me han regalado pero el placer es el mismo. Tu arvejas está soñado. Aportan tanto a la deco!

    ResponderEliminar
  9. Yo soy ladrona de esquejes y me suelen salir mejor que las plantas compradas en viveros y/o floristerías. Exceptuando dos que me regalaron cuando di a luz a Giovanna hace quince años, todavía las tengo y están enormes. No conocía la que nos enseñas y es muy curiosa, parece que tiene guisantitos colgados de las ramas. Me encanta la luz que has captado en las fotos, transmiten mucha serenidad. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Esa plantita me tiene enamorada desde hace tiempo, me parece divina y graciosísima, pero como ya te he comentado en alguna ocasión, mi mano no es verde sino negra. Últimamente ahora que lo pienso, no he asesinado ninguna... tocaré madera!
    Tengo que aplicarme el consejo de tu madre, porque yo las mato creo que precisamente por exceso de cuidados y preocupación por ellas.
    Hace tiempo, cuando podía cuidar el jardín de mis padres, iba mucho a Verdecora en Majadahonda, que era el que me quedaba más próximo de su casa. Hacía muchísimo que no iba a ninguno (son una tentación muy peligrosa) y mira por dónde, hace bien poquito un sábado por la mañana tuve que hacer una demostración de pintura en el Aki que está al ladito de ese nuevo Verdecora que dices! Conseguí contenerme porque tenía que volver a casa en metro y no quise ir cargada.
    Seguro que todas esas nuevas plantas se sienten felices en tu casa, que siempre me parece un remanso de paz, y crecen estupendas con tu ternura.
    Un beso grande, corazón.

    ResponderEliminar

Cuéntanos...