viernes, 7 de septiembre de 2018

Sobre dalias y la muerte lenta de los blogs




Seguramente os habrá sorprendido el título de este post y también os
preguntaréis que tienen que ver las dalias con la muerte de los blogs.

En realidad nada pero quienes me seguís sabéis que éste es un blog en el
que la fotografía tiene un protagonismo importante y para ilustrar un tema
tan serio (y triste) como la supervivencia de los blogs qué mejor que unas
preciosas imágenes de dalias que ahora están en plena temporada de
floración.




Sé que muchos de mis lectores sois blogueros y que el tema no os sonará a
nuevo.

De hecho hace ya mucho tiempo que se venía notando la caída de visitas a
blogs y se hablaba de ello. A principios del 2011 (justo cuando yo creé el mío)
un artículo en el New York Times sugería que los blogs estaban muriendo,
que las nuevas generaciones estaban perdiendo interés en ellos a favor de las
redes sociales, por entonces Facebook y Twitter ¡Y aún faltaba por llegar
Instagram!

Yo me negaba a creerlo, de hecho para mí entonces las redes no eran más
que una manera de compartir mi contenido del blog, de darlo a conocer.
Nunca me han enganchado Facebook ni Twitter. 

Ni siquiera Pinterest, lo he utilizado para dar a conocer mis fotografías y me

ha gustado visitarlo de vez en cuando para encontrar inspiración pero me

resulta repetitivo y, como todas las redes, ha acabado perdiendo su esencia y

transformándose en un tótum revolútum en el que tiene cabida de todo sin

que haya una criba de calidad, además de convertirse en una "Vía" usada por

algunos para legitimar impunemente el compartir imágenes no propias.



Cuando surgió Instagram abrí el perfil de @hamptonsc pero sin dedicarle
demasiado tiempo ni cuidado. Mi prioridad seguía siendo nutrir mi blog de
contenido de calidad.




Sin embargo, a partir de un determinado momento la caída en el número
de visitas al blog empezaba a evidenciar que la cosa estaba cambiando. Cierto
que para mí las cifras no habían sido nunca lo más importante, estuve mucho
tiempo posteando diariamente, sacando el tiempo de mi sueño y descanso sin
importarme que apenas tenía visitas. Pero de qué sirve crear un contenido
cuidado si no lo ve nadie porque no tienes presencia en los medios que lo
dan a conocer, en las redes sociales.

Reconozco que la desmotivación hizo algo de mella en mí y si a ello le añadimos
el impás que supuso la enfermedad y muerte de mi padre y cómo a raíz de ello
empecé a replantearme muchas prioridades...

El blog empezó a pasar a un segundo plano en mi vida y tras unos meses
empecé a compartir con más ganas en Instagram y a ver su potencial.

Demasiado tarde, desde luego, la nueva red estaba igualmente "prostituida" o
vendida a intereses de pago, como más nos guste expresarlo.




Sin embargo respondía a mi necesidad de crear y compartir, de una manera
mucho más cómoda e inmediata, aunque incluso entonces me negaba a aceptar
la tan anunciada larga y lenta muerte de los blogs

Cuando este año se empezó a aplicar el nuevo reglamento de protección de
datos de la Unión Europea y esto afectaba a todos los ámbitos se armó un
gran revuelo en el mundo blogger. Las suscripciones de los lectores tenían
que ser revisadas para que aquellos dieran su consentimiento, los enlaces y
cajetines de suscripción debían respetar un formato... Hacerlo uno mismo
suponía informarse, hacer cambios en las entrañas del blog y, qué queréis
que os diga, una está ya muy mayor para ésto. Unos años antes me hubiera
quedado tres o cuatro noches sin dormir y, de una u otra manera, lo hubiera
solucionado. O bien hubiera podido pagar a alguien para que lo hiciera
correctamente... 

¿Realmente merecía la pena hacerlo teniendo en cuenta que las visitas al blog
habían bajado considerablemente y el número de suscriptores hacía tiempo que
apenas había aumentado?

Corté por lo sano, borré todas las suscripciones, quité el cajetín de suscripción,
los enlaces de contacto y no eliminé la opción de comentarios porque ya me
parecía demasiado (aunque parece ser que incluso en ello se puede estar
incumpliendo la dichosa ley)




Esta ley fue la puntilla que me hizo empezar a pensar que quizás, si no la
muerte, sí se ha producido un replanteamiento lento del mundo bloguero.





En mi caso seguiré manteniendo el blog, espero postear más a menudo
pero sin obligarme.

Estaré más activa en Instagram porque esa dosis diaria compartiendo
inspiración colma mi necesidad de sentir que estoy aportando y sigo creativa.
Pero cuando tenga algo importante que decir y compartir será aquí donde me explaye.

Gracias por estar ahí, por escucharme y contarme vuestros puntos de vista.



24 comentarios:

  1. Es la primera vez que escribo aquí y lo hago para darte mi apoyo y pedirte que no dejes el blog, llevo años siguiendote y claro que he notado tu,cada vez, menor presencia.Aun así continúo entrando de vez en cuando esperando tus novedades, queriendo saber dónde has hecho tu último viaje con Javier. Quiero seguir haciéndolo.Todavia no tengo Instagram y no quiero perder del todo tus fotografías y sobre todo tu sensibilidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comentarios tan motivadores como el tuyo, Isabel, saber que hay alguien detrás de la pantalla que valora y espera tu contenido es la razón (la más importante para quienes no vivimos ni monetizamos el blog) para seguir creando y compartiendo.
      Muchísimas gracias por estar y comentar <3 <3

      Eliminar
  2. He experimentado exactamente lo mismo, así que te comprendo perfectamente. Ultimamente casi escribo como si de un diario personal se tratase.gracias por seguir ahí

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que todas las blogueras hemos pasado por etapas similares Marina: ilusión extrema, agobio/obligación, replanteamiento y bajar el ritmo. Hay momentos frustantes cuando observas que Google no nos lo pone fácil a la hora de compartir nuestro contenido, igual que las RRSS pero seguimos porque es algo que nos aporta muchísimo a nivel creativo y humano.
      Gracias a ti por supuesto <3 <3

      Eliminar
  3. Esa reflexión me hice el otro día que le dedique un rato al blog, revise todos los blogs que estaba siguiendo y la mayoría habían dejado de estar activos, me dio mucha pena.
    Creo que el blog tiene una función totalmente distinta, quizá no sea tan inmediato como otras redes, no lo lea tanta gente, pero con los que comentan se crea una conexión más personal que en otro sitios, puedes cuidar más la presentación, no hay límite en el texto y las fotos lucen mucho más.
    Por falta de tiempo como nos pasa a todas, el mío está muy abandonado pero es mi intención no dejarlo morir.
    Sin duda un placer ver esas estupendas fotos de las dalias.
    Buen fin de semana.Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, Julia, el blog me ha regalado amigas como tú a las que conoces virtualmente y te reconoces en ellas, con inquietudes y gustos parecidos, es muy difícil que esa conexión ocurra en las redes, tan rápidas, tan inmediatas y tan efímeras por lo mismo. Los blogs son otra cosa, una especie de diario (aunque se postee poco) en el que volcamos lo mejor de nosotras.
      Feliz finde y otro abrazo grande para ti <3

      Eliminar
  4. Te entiendo 100%. La gran myoria de personas que sigo en otras rrss las conocí a través de mi blog... Quien te quiere te busca y ...yo te busco Piola!!!��

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Ana, la conexión que se estableció entre algunas de nosotras (las viejas blogueras como suelo llamarnos) es única y ahí seguimos conectadas. Es seguramente lo mejor que nos ha aportado este mundo virtual <3 <3

      Eliminar
  5. Pues estoy deacuerdo contigo,los blogs estàn cada vez mas de capa caida,pero yo soy una romantica y seguirè publicando.. La calidad de las fotos en blogger no es ni por asomo la que te da instagram,pero bueno como todo es una cuestiòn de modas y modismos... Me explico,en este mundo virtual y globalizado,lo de esforzarse es cada vez mas del pasado,la gente no lee,la gente prefiere que el contenido se lo den ya mascadito y con pocas letras,les dices "entra en mi blog,allì vas a ver unas lindas fotos con una explicaciòn... ¿Leer? .Què pereza!!" y asì,cuantas menos letras haya mejor,y en un blog suele haber letras ... Con respecto a lo de la ley de protecciòn de datos,yo no he cambiado nada de nada,si quieren que me cierren el blog o que me digan misa,tengo yo otras cosas mas importantes que hacer que andar con semejantes zarandajas.. En fin Piola que a mì me darìa mucha pena que dejaras el blog,tus fotos son muy buenas y motivadoras y siempre es un placer leerte,sin olvidar que gracias a ti me metì en este mundo y descubrì la gran pasiòn que a dìa de hoy forma parte de mi vida... Un besazo guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se puede decir más alto pero no más claro Helen ;-) Yo también soy una romántica y por eso no voy a dejar el blog, me encanta crear y compartir por este medio aunque lo haré más tranquilamente sabiendo que me leen menos pero más selectos ;-)
      La ley de protección de datos europea no te afecta al vivir en Ecuador, creo, además siempre has sido una valiente y, como bien dices, tienes cosas más importantes de que preocuparte
      Un besazo grande también para ti <3 <3

      Eliminar
  6. Ahora es más difícil encontrar tus post. Yo prefería recibir la actualización, pero sabes que seguiré buscándote y leyéndote. Y me encanta tu instagram. Yo estoy en la misma situación. Todo dormido y parado. Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cómo te entiendo ahora Elena! Nosotras somos el ejemplo de cómo la amistad virtual atraviesa pantallas y se torna real, que es seguramente una de las mejores cosas de ser blogger ;-)
      Besazos <3

      Eliminar
  7. Pues sí, Piola. Me parece un post lleno de cruda realidad!, lo has descrito perfectamente. Las actualizaciones ya no llegan, cada vez son menos las que postean y la imediatez de instagram, que también usamos, pareciera que le gana la batalla a ésto de los blogs. Yo puedo hablar desde el humilde rinconcito del mío, y encima por unas cosas u otras lo he abandonado (en breve vuelvo) cómo si fuera un incio de curso. Pero me niego a no visitar blogs que me entusiasman, que me inspiran, que me hacen viajar, acompañados la mayoría de una descripción escrita que los hace muy personales como el tuyo. Yo no me rindo, espero cogerlo sino, con mucha energía, si con ganas, y por supuesto seguiré paseandome, como a mí me gusta llamar cuando visito otros blogs. Tiene toda la razón y cómo siempre unas fotografías bellísimas!!!. Un besazo Piola.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, como siempre, Ana María <3
      Ánimo para retomar el blog, no nos rendimos por supuesto ;-)
      Besazos

      Eliminar
  8. ¡Nosotras también vamos de románticas por esta vida! Seguramente el hecho de ser dos ayuda mucho a la hora de continuar con el blog, nos brindamos apoyo, ánimo mutuo y también consuelo cuando las cosas no salen como queremos... Pero realmente todo el esfuerzo que realizamos es por amor al arte y, sobre todo, por dar rienda suelta a nuestra necesidad creativa. Es cierto que tenemos menos visitas, que muchos blogs amigos ya no publican, pero siempre termina llegando un comentario anónimo, o no, de cariño, que nos empuja a continuar. Hemos reflexionado algo sobre el tema, y nos da rabia el ritmo tan rápido que las redes sociales nos obligan a adoptar; estímulos inmediatos y constantes, satisfacción visual segundo a segundo... ¡No hay tiempo para más! No hay tiempo para pensar un texto, ni mucho menos para escribirlo, ni dedicación para ilustrarlo, ni por supuesto, unos minutos para leerlo... En realidad, no es más que un reflejo de la sociedad en la que vivimos, y sabemos que estas prisas terminarán arrollándonos, pero no queremos pensar demasiado en eso, aun. Lo importante, querida Piola, es que seguirás publicando, al ritmo que consideres, por supuesto, pero sin abandonar el barco...

    Un beso enorme de las dos

    J&Y

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No podíais haber expresado mejor el ritmo rápido, competitivo y casi desquiciante de las redes chicas. En mi caso Facebook, Twitter y Pinterest los tengo prácticamente abandonados, estoy más activa en Instagram por su contenido fotográfico pero he de reconocer que solo entro a ratitos porque la mayoría de las veces acabo hiperventilando.
      ¡Seguimos en el barco!!! ;-)
      Besazos <3 <3

      Eliminar
  9. Una vez, allá por ni me acuerdo cuándo, abrí un blog, realmente sin saber muy bien para qué (porque estaban de moda supongo, y entonces me importaba mucho más que ahora "estar a la moda" (ahora francamente, eso me la trae el pairo). Y tras media docena de posts sin mayor interés, allí se quedó. Tengo una cuenta de Facebook porque una vez me la pedían para algo. Y ahí está, criando malvas. Y no tengo Instagram, ni Twitter, ni nada de nada.
    Definitivamente, no estoy al día :-) (ni me importa).

    Tampoco sigo muchos blogs, entre otras cosas por falta de tiempo (y efectivamente, en los pocos que sigo también yo he notado esa "muerte lenta"). Pero siempre, siempre, siempre busco el tuyo, porque en él encuentro belleza y me transmite calma y verdad. Y eso no es fácil de encontrar en éste tiempo en el que vivimos en el que lo que cuenta es el postureo, el consumo rápido y la inmediatez, para después olvidar. Todo entra por los ojos, sin ahondar en nada más. Y sí, a mí también me gusta ver fotos preciosas, en las que todo parece perfecto, pero me llega a saturar y aburrir ver lo mismo, sin ninguna esencia ni personalidad.

    Y son blogs como el tuyo los que me aportan lo que busco, que me hacen seguir entrando a visitaros, a comentaros, y a disfrutar con vuestros contenidos: fotos y palabras. Porque las segundas se me hacen tan necesarias o más que las primeras. Y más si son dichas con exquisitez como lo haces tú en cada uno de tus posts, que para mí son un regalo, porque reconozco en tus palabras sentimientos que son muy parecidos a los mío y con los que me identifico plenamente.

    No dejes de postear Piola; ten por seguro que somos much@s los que esperamos encontrar un post nuevo, y que disfrutamos como enanos con cada uno de ellos. Por supuesto, a tu ritmo, cuando de verdad tengas algo que compartir, como has hecho siempre, y no por el simple hecho de rellenar contenido. Sin forzarte. Pero no nos prives del placer de verte y leerte!

    Un besazo!


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyyy Silvia que me he emocionado y todo!!! Son comentarios como el tuyo lo mejor del mundo blogger, saber que tu trabajo llega y es bien acogido, que la persona detrás de la pantalla se reconoce en tus palabras, sentimientos, formas de ver el mundo o que disiente, te lo hace saber y te abre la mente a otras posibilidades.
      Poder crear una comunidad de personas afines es una grandísima satisfacción. Muchísimas gracias por estar y comentar, siempre es un placer encontrarte aquí.
      Besos graaaandes

      Eliminar
  10. Querida Piola, espero no pederte porque tu mundo me llena de felicidad, de inspiración, de autenticidad. Somos pocas las que mantenemos vivos nuestros blogs pero no nos rendimos precisamente porque a través de este espacio queremos transmitir algo que el resto de redes sociales no son capaces de hacer y el feed back es tan autentico como el contenido que compartimos. Todas hemos pasado por una época de auge con numerosos seguidores y muchos comentarios. Nadie puede negar que eso estimula y alimenta nuestro ego. Luego con la inmediatez de las otras RRSS hemos ido perdiendo seguidores y lectores, porque muchos se han dejado fascinar por el "me gusta". A eso se suma que los acontecimientos personales nos afectan y nuestra creatividad se resiente. Después de la muerte de Giovanna me he sentido tan vacía que me preguntaba que sentido tenía hablar de cosmética o compartir recetas y proyectos. Yo abrí el blog para compartir mis trabajos de scarpbooking, luego he querido mejorar el contenido visual que acompañaba los textos y me esforcé con la cámara de fotos. Tanto las fotos como el texto están pensados, corregidos, me informo para que los datos sean auténticos, etc. Todo eso requiere tiempo y dedicación y ganas. Muchas veces he pensado cerrar porque necesitaba renovarme. Pero no lo he hecho. El blog ha sido como una válvula de escape. Aunque a veces no he profundizado en texto o fotos, he seguido expresando lo que soy y lo que siento. Es más, he ido abandonando Facebook, Pinterest, me he dado de baja de Instagram, pero he mantenido el blog porque ahí es donde está mi verdadera esencia. Si ahora hay algo de caos en el blog es porque existe caos en mi cabeza y en mi corazón. Seguiré publicando y seguiré leyendo y comentando blogs como el tuyo porque es como sentarse en el sofá de tu casa y charlar tomando un té moruno en compañía de buenas amigas como Isabel, Ana, Marina, Julia, Silvia, Julia y Yenia, Ana Maria, Elena, etc. He leído cada uno de sus comentarios y me identifico con sus palabras y comparto el deseo de todas de seguir disfrutando de tus historias, de tus palabras, de tus fotos, en el fondo de tí, de una amiga que no es virtual, Piola existe y "me gusta". Con cariño siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida María, porque sé que sentimos ambas un afecto de esos que traspasa pantallas y que es, con mucho, lo más gratificante de ser bloguera, me he emocionado con tus palabras que suscribo totalmente. A través de nuestros blogs hemos vivido "juntas" episodios importantes de nuestra vida, algunos dolorosísimos, pero hemos demostrado que somos fuertes para superarlos y que buscar la belleza de la vida y la nuestra propia es parte de la sanación personal que nos permitirá seguir dando lo mejor de nosotras.
      Gracias por estar siempre ahí, con tus comentarios en mi blog y los posts del tuyo ¡Por muchos años compartiendo!!!

      Eliminar
  11. Tienes toda la razón, los blogs están de capa caída eso es una realidad, todo cambia en fracciones de segundo y mucha gente prefiere información rápida y efímera.
    Pero yo lo siento mucho, soy otra romántica y sigo posteando una vez a la semana, los viernes para ser exactos, me encanta el mundo blog y me niego a dejarlo, que le vamos a hacer.
    Muchos besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como siempre coincidimos, Nika, creo que hemos tenido una trayectoria bloguera y personal muy parecida, que desde el primer momento nos reconocimos una en la otra y de ahí nuestra larga amistad aunque aún no hayamos atravesado la pantalla. Por cierto que tengo unas ganas tremendas de que ésto cambie, a ver si en tu próxima pasada por Madrid podemos ponerle remedio ;-)
      Besazos <3

      Eliminar
  12. Coincido plenamente contigo, Piola. Esta es la triste realidad, que además en mi caso hace que cada vez me cueste más trabajo publicar porque me pregunto el sentido de tanto trabajo... qué te voy a contar a ti que no sepas.
    Instagram me tuvo "enganchada" breve tiempo, me parece repetitivo en la mayoría de los casos, así que lo utilizo sin mucho entusiasmo, si te soy sincera.
    Egoístamente, agradezco infinito que no cierres tu blog y sigas apareciendo por aquí aunque sea de forma más espaciada, porque yo sigo disfrutando tus entradas como la primera vez.
    Un beso muy, muy fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En las redes todo se vuelve repetitivo Isabel, de hecho si no lo es parece que no gusta como si la cuenta de uno tuviese que ser temática (café, ropa, selfies...) o adscribirse solo a un tipo de edición de fotografías (dramática, nórdica, rosita o la tan de tendencia actual naranjita) Precisamente pienso que Instagram se creó para compartir instantes propios y espontáneos, con sus cambios de luz y de ánimo, no para crear vidas ficticias y monótonamente ideales, en muchos casos incluso utilizando fotografías no propias ??? A mí también me resulta repetitivo pero debo reconocer que al menos sacia mi gusanillo creativo sin imponerme mucho tiempo y esfuerzo porque, como bien dices, resulta poco motivador currarse mucho un post para que apenas tenga visibilidad.
      Ahora bien, hay satisfacciones que sólo se consiguen con el blog, como vuestras visitas y comentarios ¿A qué si?
      Besazos <3

      Eliminar

Cuéntanos...