jueves, 31 de marzo de 2011

La pionera: Rachel Ashwell




Esta inglesa con aspecto de tejana nació en la década de los 60, en Cambridge. Desde temprana edad se relacionó con el mundo de las antigüedades. Su madre era restauradora de muñecas antiguas y osos de peluche, y su padre tenía un negocio de libros raros y "de viejo". Ashwell aprendió pronto a comprar en los mercados de pulgas y en tiendas de antigüedades. Con 13 años tenía ya un puestito propio en los mercados de antigüedades de Londres.

Abandonó la escuela a los 16 años para formarse en escenografía y estilismo de vestuario. Alrededor de 1983 se traslada a Estados Unidos, estableciéndose en California, donde trabajó como escenógrafa y estilista en la industria del entretenimiento.

Madre soltera de dos niños, en 1987 abrió un pequeño local en la famosa Avda. Montana de Santa Mónica, California, para vender cosas bonitas, volviendo así a sus orígenes. Bautizó su tienda con el nombre de "Shabby Chic"  (Desgastado Elegante),  teniendo tal éxito que pronto empezó a crear y producir artículos propios, además de recuperar muebles y objetos vintage. Poco después registró el nombre de la tienda como marca comercial y comenzó una carrera vertiginosa hasta convertirse en lo que es hoy, la personificación de un estilo decorativo que muchas personas admiran. 

No es que Rachel inventase nada, el estilo que bautizó e internacionalizó, el shabby chic, ya existía desde hacía mucho tiempo, pero es cierto que maneja como nadie la forma de presentarlo, quizás por su formación y experiencia como escenógrafa: una paleta de colores claros y apacibles, muebles cuyo carácter y atractivo reside en las imperfecciones que los hacen únicos, fundas que facilitan la labor de mantener sofás y sillones acogedores y de aspecto renovado solo con cambiarlas... El confort y la estética en decoración se vieron favorecidos en la visión de Ashwell al introducir elementos fácilmente reemplazables.






















Después vendría la inauguración de tiendas en distintas partes del mundo, la publicación de libros, las entrevistas en prestigiosos magacines, su web, su blog  y hasta un programa de televisión propio.



Pero nadie mejor que ella para mostrarlo y contarlo. Lo mejor es zambullirse en su página web y en su blog, empapándonos de belleza y buen gusto.


Fotos del blog y la web de Rachel Ashwell



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Cuéntanos...